Tank Girl: Post apocalipsis, Cultura punk y el deseo de ser un canguro mutante para tener una novia así

Primavera de 1987, Sussex, Inglaterra, dos irreverentes jóvenes apodados “Curly” y “Spike” también conocidos como Hewlett y Martin abandonaron el interés por lo intelectual después de haber estado asistiendo a la escuela de arte y habían dedicado su tiempo a una forma de expresión denominada Fanzine. Su primer publicación al respecto fue “Atomtan”, repleto de cómics, poesías, afiches e innumerables referencias a “The Smiths”, al más mero estilo punk, fotocopiado en base a haber tomado prestada la llave de la habitación que albergaba la fotocopiadora de los Profes, con sólo cincuenta números iniciales. Ahí apareció por primera vez una mujer fornida cargando algo que no quedaba claro si era un arma, un instrumento musical o ambas cosas; a su espalda tenía de fondo una foto de un tanque de la segunda guerra mundial, al pie simplemente decía lo siguiente: “Tank Girl, Shell break your back and your balls”, que traducido sería algo así como: “La Chica del Tanque te romperá la espalda y los testículos”.

Un año y medio después fue sacada del fanzine y desarrollada en el primer número de “Deadline Magazine”, esa mescolanza de música/cultura/cómics/cosas extrañas, que recuerda bastante el encabezado de la icónica revista mexicana historietas para adultos, “Gallito Cómics”, historietismo/cine/rock/cultura. Y que irónicamente su primera aparición propiamente en viñetas y en una narración secuencial fue en una tira llamada “Johnny Rockets” con ardua influencia de “Love and Rockets”, publicación estadounidense realizada por los chicanos Jaime y Beto Hernández, que además de estar considerado por muchos como el más importante cómic norteamericano de minorías, tiene una ardua influencia de la cultura punk. De hecho, anteriormente Hewlett y Martin ya habían creado a un personaje llamado “Rocket Girl”, inspirado en uno de los personajes de dicha publicación tan emblemática de la cultura chicana y añadiendo el tanque, que al criterio de los autores fue incluido por el hecho de que ambos eran chicos setenteros y proliferaban las películas sobre ellos en la televisión británica, en fusión: “Tank Girl”. Al respecto del nombre ellos dicen lo siguiente, ¿Qué otro nombre podríamos haberle puesto?

Y antes de continuar con este irreverente personaje será necesario detenernos a explicar una subcultura trascendental que mucho ha influenciado a esta y muchas otras publicaciones no sólo británicas, sino también a la ya mencionada edición méxicoamericana: el punk. Término que literalmente se traduce como basura y que surgió como movimiento a finales de la década de los 70´s en el Reino Unido. Todo comenzó con el coraje de la juventud de la clase trabajadora inglesa que tenía la fuerte necesidad de trabajar, no de forma muy diferente a como ocurre actualmente en América Latina, ya que a la fecha es la única forma de proseguir con sus estudios y al menos en lo que registra históricamente el origen del punk, no podían hacerlo en su horario escolar y debían tomar un empleo sin futuro. Situación no muy diferente a nuestro contexto, por citar sólo un ejemplo, en la ciudad de Guadalajara, México, a lo largo de la primera década del 2000, tuvieron una fuerte carencia de empleos para estudiantes, lo que provocó una tremenda deserción de muchos que no contaban con financiamiento familiar para financiar sus estudios, siendo un caso muy concreto el de las empresas de Investigación de Mercadotecnia fundadas por gente de la Ciudad de México, la única posibilidad de autofinanciamiento que muchos estudiantes tapatíos tuvieron para continuar con su formación universitaria, pero en el caso de los primeros punks, hubo que añadir otro elemento inminente en su génesis: la Guerra Fría.
Aspecto que también se ha reflejado mucho en viñetas, caso concreto Watchmen y el miedo a una hecatombe nuclear entre lo que fue la Unión Soviética y los Estados Unidos, por lo que los jóvenes ingleses de su tiempo tenían un futuro bastante triste al incorporarse a la vida laboral sin poder concluir sus estudios. Por otro lado estaba la angustia de una guerra nuclear, de ahí la frase que inmortalizaría el grupo “Six Pistols”: “No future”.
Convencidos de morir jóvenes a cauda del destino, tal como el máximo exponente de sus letras William Shakespeare siempre lo expuso en sus textos dramáticos, de forma que los personajes no podían escapar de él por más que lo intentaran, no sólo en su clásico “Romeo y Julieta”, sino también en obras menos conocidas como “Julio César”. De ahí es muy evidente que dicha juventud tuvo el deseo de disfrutar su vida en todos los aspectos hedonistas, por lo que en su apariencia este movimiento contra cultural deseaba mostrar el cómo se verían los sobrevivientes de una catástrofe radioactiva al usar ropa desgarrada, maquillaje para parecer mutantes sobrevivientes a una guerra química (un ejemplo interesante es la mascota del grupo “Especimen”, que no es sino uno de esos mutantes sobrevivientes a la catástrofe, dicha banda es uno de los más importantes exponentes mexicanos de este género musical), la música rompía con muchos acordes tradicionales en un volumen muy elevado, con duración breve y fuertes gritos por parte de los vocalistas, cuyas letras siempre predicaban elementos como la anarquía, la antireligión, el maltrato animal, anti racismo, etc.

Uno de sus grupos más emblemáticos fueron los ya mencionados “Six Pistols”, su líder, el bajista “Sid Vicious”, fue un buen ejemplo del salvajismo, consumo de drogas, autoflagelación y en su caso el suicidio, pues en un principio la meta del punk era morir antes de los 25 años. Dicho movimiento cruzó fronteras y para muchos, su máximo exponente en los Estados Unidos fue “The Ramones”, banda formada por un grupo de muchachos de Queens, Nueva York. Aunque una verdadera innovación en el género estuvo a cargo de los también británicos “The Clash”, que incorporó ritmos del reggae, rock, rockabilly, ska, jazz y dub, entre otros varios estilos; su intencionalidad política en las letras no se alejó de la anarquía que predica el movimiento, pero contrastó con las letras de “Six Pistols” que se caracterizan por un fuerte nihilismo y con una fuerte sencillez por parte de “The Ramones” (se ha comentado que la mejor canción que demanda todas las atrocidades de la Guerra Civil Española estuvo a cargo de “The Clash”), su álbum “The London Calling” se ha considerado como uno de los mejores discos de toda la historia del Rock y de la música en general a lo largo del Siglo XX.

En México dicho movimiento no fue la excepción teniendo específicamente dos capitales, Ciudad Netzahualcóyotl en la zona metropolitana de la Ciudad de México y la fronteriza Tijuana en Baja California. De esta ciudad surgió el grupo “Especimen” que como ya se ha comentado, es uno de los más importantes exponentes del punk mexicano de todos los tiempos.

Por lo que volviendo a las cuestiones de la fantasía y la Ciencia Ficción, dicho movimiento tiene un campo abierto para amalgamarse con el género Post Apocalíptico, que precisamente en muchas ocasiones presenta un universo posible en base a una hecatombe nuclear o armas biológicas.
Al respecto una de las películas más emblemáticas es la saga australiana de “Mad Max” que le dio a su país el escenario perfecto para este tipo de distopía y que aprovecharon Hewlett y Martin para ambientar a “Tank Girl”, aunque no es forzosamente el único escenario verosímilmente indicado para este subgénero, uno de los mejores ejemplos es la publicación mexicana de “Nómadas del Yermo” del regiomontano Raúl Treviño, pues es un hecho de que el estado mexicano de Nuevo León también es perfecto para un futuro antiutópico.
Sin embargo, y volviendo a la chica que conduce un tanque, es rotundo que no se trata de un pastiche, eso se aprecia en las innovaciones propias de los autores como lo son los canguros mutantes, en específico Booga, el eterno enamorado de “Tank Gir”, cómic que como ya habrá adivinado el lector, tiene una ardua saga de elementos de la cultura punk que no sólo se ven en lo narrativo, sino en el diseño de personaje de la joven al utilizar el peinado más característico del mismo al que popularmente se le llama “mohicana”. Y al respecto de canguros, que los mismos autores han comentado que son muy cool, pero arduamente sanguinarios en este universo, ya que la primera aventura del personaje comenzó con toda una banda de ellos, teniendo por capitán a Rocky Deadhead, dispuestos a colarse a una “Barbacoa Orgiástica” de un desierto australiano postapocalíptico, ahí conocemos a “Tank Girl” dispuesta a cobrar el precio de la cabeza de ese marsupial mala boca.
La mencionada barbacoa era de artistas “Pop” según la voz en off pero su apariencia tiene mucho del mencionado estilo “Punk”, al respecto Rocky se sentía muy seguro de sí, pese a los cien mil dólares de recompensa sobre su cabeza, sólo una irreverencia viviente como este personaje femenino que hace su entrada triunfal en su tanque podría hacerle frente y lo hizo, pues pese al saqueó que estaban haciendo los canguros en la mencionada tertulia artística, literalmente todos temblaron ante la llegada de “La Cabeza Rapada”. Al salir de su vehículo ella misma le preguntó al lector sobre el porqué al llegar todos se habían dormido, hasta que un viejete con sombrero de “Cocodrilo Dunde” le aclara que no están dormidos, sino que ella los ha aplastado a todo con las orugas de su tanque, a excepción de Rocky por lo que ella no tarda en perseguirlo en una serie de secuencias y diálogos llenos de ironía e irreverencia, he aquí uno de ellos:

Tank Girl: Tiene razón. Tendré que seguirle a pie, Joe, ¿Cómo es que puedes oír todo lo que dice? ¡Seguro tiene que ver con esta basura de cómics!

Finalmente ambos suben a una roca y se derrumban en la arena, ríen como amigos o incluso novios, pues ella no en sus labios pero sí literalmente en su hocico, por lo que Rocky le pide permiso para irse y ella descarga su pistola en su pecho para terminar el cómic dando un consejo:

Tank Girl: Acepta un consejo: Sí eres piloto de tanque, quédate en tu profesión. No te vuelvas avariciosa y no aceptes cazar recompensas, especialmente si se trata de un canguro, porque a la hora de la verdad, ¡se hace duro pegarles un tiro a los muy cabritos!

El siguiente capítulo comienza con el personaje despertando de una resaca con varias latas de cerveza a su lado, no se ha dado cuenta que su tanque está de cabeza, sujeto por dos rocas del desierto australiano. Después de encender su primer cigarrillo del día recibe una llamada por radio que le ordena asistir a una fiesta en el puerto de Sidney donde el presidente Hoogan hará acto de presencia y ella debe entregarle un cargamento de bolsas de colostomía. En su camino rumbo a dicha urbe aparece un ex criminal con rastas, completamente desnudo y con microscópicos genitales que al cometer la osadía de tirar al personaje de su vehículo es evidente que para ella firmó su sentencia de muerte, mientras en Sidney el mandatario clama por la presencia de “Tank Girl”, que al perseguir al ex criminal descubre que le volcó el tanque y al acercarse él la golpea desatando aun más el coraje de esta mujer, que al encontrar lo que puede para aniquilar al agresor le lanza un minimortero con ambas manos logrando exterminarlo pero quedando también ella inconsciente por la explosión; para despertar y darse cuenta que el presidente literalmente se descargó todo y ella es la culpable por lo que se ha convertido en una fugitiva. Estas son sólo las dos primeras entregas que evidentemente son historias arduamente sencillas, pero que cobran valor literario por la forma en que son contadas y que conforme se consolidó al personaje aumentaron su profundidad. Es necesario comentar también que hubo una versión cinematográfica en el año de 1995 que presentó un universo un tanto más estructurado donde no había agua a causa del impacto de un cometa contra la tierra, he incluso se le puso un nombre al personaje: Rebeca. Pese a los clichés sobre las malas adaptaciones cinematográficas basadas en personajes de cómic, “Tank Girl” bien se ha ganado un lugar como película de culto pese a que no tuvo el éxito comercial de otros filmes y en realidad eso era de esperarse, pues pese a su éxito esta publicación nunca ha dejado de ser underground.

En este caso la película se alejó de la trama original para tener un sentido verosímil dentro del lenguaje cinematográfico, aspecto totalmente válido y que sin embargo, muchos reniegan, una comparación contemporánea podría ser “Kick Ass” cuya versión en celuloide soluciona muchos aspectos que en su narrativa gráfica caen incluso en lo ridículo lo que demuestra la tremenda afinidad entre estas dos formas de expresión artística que comparten elementos como los planos. La principal aportación a la versión que se hizo de esta “Chica del Tanque” para la pantalla grande, es la notoria la combinación de ilustraciones estáticas y viñetas, algunas propias del cómic de Hewlett y Martin, otras creadas sólo para la película que dentro del estilo del personaje es totalmente válido e innovador. De hecho bien puede ser utilizado para otros títulos de temática similar, específicamente en la ya mencionada adaptación de “Kick Ass”, en la que pudo introducirse el arte de John Romita Jr. En cuestiones no tanto cinematográficas, pero sí en el mundo del video clip, es necesario comentar que Jamie Hewlett además de dibujante secuencial es diseñador y cofundador de la banda virtual de rock alternativo “Gorillaz”, he ahí la tremenda similitud con el arte de “Tank Girl”.

Finalmente no se omite el hecho de la comercialización del personaje como suele ocurrir en la historieta británica que por cuestiones de idioma no puede competir contra una industria tan poderosa como la estadounidense, de hecho está sometida a ella. Aunque esto nunca ha impedido que las viñetas del Reino Unido tengan una identidad y un estilo propio muy característico, al respecto el ya mencionado autor regiomontano Raúl Treviño, comenta que “Nómadas del Yermo” es un “Manga” mexicano, pues después de “La Danza de la Conquista”, obra con la que incursionó en el mercado europeo y llena de una rígida escolástica  propia de escuelas como la francófona, la ibérica o la italiana, al viajar a Japón quedó fascinado con la imperfección en el dibujo. Sin embargo, analizando detenidamente tanto el dibujo como la historia y el diálogo, no se trata totalmente de un pastiche nipón, pues tiene otras influencias, específicamente tiene mucho del estilo británico que en su esencia y como se ha analizado en el caso particular de “Tank Girl”, está totalmente alejado de lineamientos y rompe con varias reglas establecidas dentro de una narración gráfica, además de tener cierta libertad en su arte que no tiene el resto del estilo europeo y que al igual que en oriente, tiende a ser en blanco y negro. Por lo tanto, pese a que ahora encontremos este título creación de Hewlett y Martin en cualquier tienda de cómics de Estados Unidos y en un formato meramente americano, el personaje nunca perderá la irreverencia ni podrá negar su origen, mismo caso ocurre ahora con “Love And Rockets” de los ya mencionados hermanos Jaime y Beto Hernández. Y de hecho el cinco de mayo del 2018 “Tank Girl” encabeza la lista del día del cómic gratis. Aun en su formato comercial no deja de ser muy seductora esta mujer de mechón junto a sus dos mejores amigas “Sub Girl” y “Jett Girl”, por lo que muchos lectores masculinos lejos de ser el típico personaje gallardo y bien parecido de la historieta estadounidense, desearían ser un canguro mutante y no muy inteligente como “Booga”, todo sea por fornicar con ese irreverente personaje, por lo que su esencia siempre será subterránea, lo mismo ocurre con el punk, que quizás no exista verdaderamente como el movimiento que fue en su génesis, pero sigue existiendo en su riqueza musical, por lo que en ambos caso se aplica un dicho muy utilizado por la ya mencionada banda tijuanense “Espécimen”: ¡El Punk nunca muere! Y en este caso tampoco el estilo original y alternativo de un personaje femenino que viaja en tanque por el desierto australiano después del apocalipsis, bebe cerveza y duerme desnuda con un marsupial. ¡Esa es “Tank Girl!

 

Gerardo Martínez Acevedo “Efrén Bantú”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s