La Conversación

— ¿Quién ha osado despertarme?
— Hola, señor o don Nebiros, he sido yo, mi nombre es Salmuel Quijano…
— ¿Se supone que debe importarme?, ¿sabes quién soy?, ¿sabes a quién sirvo?, ¡¡Satanás!!, señor de la oscuridad, capaz de destruir y terraformar mundos -(Al menos eso dice él)-. En fin, dame una muy buena razón para no despedazarte en este mismo instante.
— Bueno, mire, como le decía soy Salmuel Quijano, otorrinolaringólogo de profesión…
— Estoy contando del uno al tres para descuartizarte.
— Déjeme que le explique, al menos por curiosidad. Bien, hace apenas unas horas asesiné a mi socio, Esteban Juárez…
— Ah, sí, ¿cómo?, y ¿por qué?, haz que me interesen tus sandeces.
— Básicamente porque él siempre se llevó el crédito del éxito de ambos, tenía carisma y porte, cosas que nunca tuve, una esposa bellísima (aunque medio piruja y ojo alegre la dama), pero hermosa al fin.
— Bien, muy bien, la envidia es de mis pecados favoritos, pero no me digas que me has invocado para que te felicite, mortal.
— No, de hecho no….por cierto, lo asesiné con un  garapiñado envenenado, su dulce favorito.
— Muy bien, elegante y sutil.
— Pero bueno, para tratar de hacerle sentir más cómodo, ¿le ofrezco algo de beber?, ¿un vaso de agua?, ¿una cerveza, quizás?
— Prosigue que no tengo tu tiempo —dijo con desesperación casi disimulada.
— Como le decía: una vez cometido el crimen tuve que cerciorarme de no dejar huellas, aunque el veneno desaparece en la sangre, me tomé la molestia de ir a tirarlo a un arroyo lejano, no hay más que un barrio de mala muerte cerca, por lo que no será tan extraño que lo hubieran asaltado o algo así, al final, terminé dándole un par de golpes con un tubo para hacerlo más creíble…
— Vaya plan el tuyo, una mente maestra -suspiró-. Sigo sin entender cuál es el punto, a pesar de haber despertado mi curiosidad.
— Ya casi llego —continué—. De regreso, por alguna razón me detuve en la catedral para orar, tengo que reconocerlo, tuve un poco de remordimiento…
— Hipócrita —rió de buena gana.
— Y cual es mi sorpresa que en una esquina hay una foto del Chapo con unas veladoras, lo cual me asqueó, salí de ahí y justo en la plaza de enfrente un grupo de “bailarines” haciendo perreo, ¡¡enfrente de la iglesia!!
— Me estoy aburriendo —y lo demostraba.
— Ya voy, ya voy: dicho esto, entendí que el mundo está lleno de maldad y corrosión, empezando por mí, y pues quisiera saber, dado que ya cometí mi primer crimen, si no fuera posible, este….que… me reclutaran como asesino de su bando, dado que ya no voy entrar al cielo —reí nervioso.
— Pero ¿qué estupidez has dicho?, Satanás tiene demonios tres mil veces más fuertes y poderosos que tú ¿y me dices esto?
— Sí, mire, lo que pasa es que al hacer esto quiero tener ciertas comodidades donde quiera que esté el infierno, prefiero que me reciban como una especie de héroe, o algo así, por mandar almas al otro mundo.
— Muchacho, has visto demasiadas películas, tu alma está justamente aquí para debatirse entre el bien y el mal, lo que has hecho estuvo muy bien, si tu intención era condenarte —rió de nuevo—.  Pero tengo que decirte que no importa cuantos más asesines, así no funcionan las cosas, has de morir y tu alma no descansará NUNCA más. Gracias por nada, idiota.

Sobre el Autor: Miguel Angel Borjas Polanco (Tampico, Tamps. 1976) Licenciado en Contaduría (IEST-98), Ingeniero Industrial de Mantenimiento (IT-2016) y Master en Administración (ITESM-2002), escribe cuentos cortos y poesía desde los 16 años como una forma de expresión personal, de igual forma, como manifestación del desarrollo creativo que la lectura ha motivado en su vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s