Brecha de vida

Cuando la piel boga y va indecisa

al mar de caricias de las manos,

la espuma sale del mar, sin prisa,

condensa de suspiros los vientos lejanos.

Va el cuerpo come barco e invita

la fuerza de tus labios como brama,

hace ventosa fiesta en la cama,

despierta entre orgasmos y se agita.

Los deseos surgidos, son casi una amalgama

de lenguas anudadas como trepadoras,

de una vez sola, donan linfa con arrebato.

El cuerpo sobre el cuerpo se siente beato.

Cascadas de fuegos bañan las auroras,

el amor inflamado de caricias incita la llama.

Yuli Cruz Lezcano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s