“Más allá de una utopía” – Entrevista a Leopoldo Laborde (Segunda Parte)

Continuamos la entrevista que iniciamos la semana pasada

El Ojo De Uk: ¿Qué nos puede decir de su película “Angeluz”? Tal vez la película con la que la mayoría del público lo identifica ¿qué tan diferente fue el resultado en pantalla, de la idea que había concebido originalmente?

Lepoldo Laborde:  Si “El Gato” fue una pesadilla, “Angeluz” supuso “la muerte de la inocencia”, “la muerte de una ilusión”, fue mi primer dolor profesional. “Angeluz” fue muy difícil porque, por una parte, suponía la primera vez que alguien me confió algo (¡una película!) pero, también, supuso que ese alguien interfirió de una manera inexplicable aunque siempre con su mejor intención, casi, casi como si de un padre con un hijo se tratara. “Angeluz” es una película malograda, pero con todo, tiene un gran corazón. Tuvieron que pasar 18 años para que me sentara a verla en pantallota gigante en la Cineteca y me dijera a mí mismo “no es tan mala. Es más… creo que sí es buena”. La verdad es que el resultado final sí difiere algo de la visión original, pensemos en que “The Crow” de Proyas fue mi inspiración, pero en realidad no hay tanta distancia entre lo que me imaginaba y lo que acabó siendo porque siempre pensé en una película pequeña con un guión sólido. Desde luego que el resultado final al que me refiero es el “Director’s cut” que posteamos en YouTube, porque la versión que comercializó mi Papá Stiglitz en cines y vídeo son una hazaña inconmensurable de ineptitud, barbarie y soez canibalismo.

elgato

El Ojo De Uk: Sentimos que “Sin Destino” es su visión de “Los Olvidados” de Buñuel, pero poniendo al día el enfoque y llevándolo un poco más allá, aparte de que el blanco y negro en que fue filmada podría resultarnos un guiño a “Las Hurdas “otro film del maestro español, pero ¿cuál sería la fuente de la que bebe su película “Un Secreto de Esperanza”?

Lepoldo Laborde: Lo que pasa es que “Un Secreto de Esperanza” no surge de ninguna referencia cinematográfica: surgió de mi psique, de mi corazón, de mi hambre personal. Por ello, “Un Secreto de Esperanza” sigue siendo mi película más personal. “Sin Destino” fue un ejercicio como tantos que he hecho en donde puedo ejercer la “referencia cinematográfica” ―algo que me encanta―, pero “Un Secreto…” surgió de la desesperación por gritar algo que necesitaba expulsar en ése momento. Y “Los Olvidados” siempre será un referente en el Cine, es inevitable. Amo esa película, y para mí, Buñuel es Dios.

19415669_10155245962550435_279180674_n

 El Ojo De Uk: Después de haber dirigido a un actor tan icónico como lo fue Claudio Brook en utopía 7, ¿cómo fue la experiencia de dirigir a Katy Jurado en un secreto de esperanza?

Lepoldo Laborde: Idéntica a la de haber trabajado con Don Claudio Brook y con Don Roberto Cobo y más recientemente con Xavier Loyá: gente enorme cuya grandeza se basa en la honradez y valentía de vivir con y para sus sueños. Hablar de todos ellos necesita de más espacio. Doña Katy es enorme, infinita como un universo. La amo.

19398708_10155245963220435_255873173_n

El Ojo De Uk: Si en “Juego De Niños” nos mostraba una maldad innata, interna, que puede existir en la niñez y en “Sin Destino”, nos enseña la maldad externa en este caso encarnada en los adultos, que rodean y corrompen la pureza infantil, lo que nos presenta en “Piel Rota” ¿vendría a ser la combinación de ambas facetas, o el resultado de ellas?

Lepoldo Laborde:  ¡Me honra harto el que me pregunten detalles tan analíticos de mis películas! He llegado a la conclusión de que las historias que narro son, en realidad, metáforas. No es que me interese en sí la “figura del niño” de manera directa, o como un punto de partida o, acaso, como una “”, en realidad, siempre he pensado en mis protagonistas como seres humanos, no como “niños”; quizás por ello mi acercamiento hacia ellos es precisamente tan atinado: no muestro a niños haciendo “niñerías” o como “pequeños monstruos”, si no simplemente seres humanos que están en una encrucijada. A nivel personal, los hechos que marcaron mi vida ocurrieron en mi infancia y en definitiva ello lo reflejo y posiblemente lo sublimo en ellas, pero insisto en mi ruta de la metáfora: el niño como simple ser humano, a caso como ser vulnerable y cayendo con ello inevitablemente en lo arquetípico. En mis películas, los niños representan al ser humano en su pureza total, y los adultos representan a “las instituciones” ―sin sonar choteado―: la religión, la sociedad, el gobierno y todo ello que se ha encargado por los siglos de los siglos en “imponer orden” en nuestros pensamientos y acciones. Por ello, en mis películas cuando “un niño” ―un ser humano― entra en una situación catártica ―un crimen, marginación social, violencia, fragilidad― muestra sin chistar su verdadera naturaleza: miedo, incomprensión, desesperación, soledad, violencia. Como dato final, te cuento que en mis películas hay niños porque, en mi primera etapa, era más fácil que fueran niños mis actores, y apenas terminé “Utopía 7” me di cuenta de que en mis historias usaba a los niños no como arquetipos, si no como “metáforas de la pureza humana” ―en el mejor sentido de “El Señor de las Moscas” de Golding: pureza en su sentido del honor a los valores y pureza en su sentido de defensa/violencia/dominio innatos.

19357567_10155235744200435_1157005423_n

El Ojo De Uk: Participo en “Aztech” el film recopilatorio de cyf mexicano, ¿podría contarnos algo acerca de “Coleccionistas” el segmento con el que colaboró?

Lepoldo Laborde: De ése proyecto aún no puedo platicar mucho porque está aún en un largo y por cierto ya tedioso proceso de producción… ¡snif!

19397758_10155235707725435_625902999_n

 El Ojo De Uk: Fue jurado en la Competencia de Guión de Cortometraje y Largometraje Iberoamericano, en la quinta edición del festival Feratum, ¿Cómo ve la actualidad del cine de género en nuestro país?

Lepoldo Laborde: Interesantísimo y con hartas ganas de existir. Me emociona que, por fin, los chavos estén ya interesados en hacer “cine de género”. Tuvieron que pasar más de 20 años y un Tarantino para que los chavos pudieran irse hacia el “cine de género”. Creo también que es también “efecto global”, pero lo que me importa es que, por fin, el cine mexicano está regresando a los géneros cinematográficos ya sin miedo. El cine de festivalitis, el “nuevo cine mexicano” y el “cine de autor” son chistes pedorros, fastidiosos y muy, muy malos. Lo bueno es que éstos chavos están tomando el cine de Terror como verdadero estandarte porque es un cine sangriento en todos los sentidos, metafórico en su forma: es un desgarramiento de las entrañas de algo que, como el chestbuster de “Alien”, gritaba por ser arrancado del pecho.

19369647_10155235774360435_922939744_n

El Ojo de Uk:  ¿que opinión le merece el  cortometraje como producción cinematografica?

Lepoldo Laborde: “El cortometraje es excelente pero sólo como ejercicio: ejercitar el montaje escénico, saber usar un lente, encuadre, luz, aprender a editar… pero la neta me parece bochornoso que se destine tanta lana del IMCINE y espacios sólo para cortometrajes… ¡El cortometraje es un ejercicio! Pero además, debería de ser un ejercicio para que también el cineasta se pruebe con el público, cosa que llega a ser casi siempre muy improbable. Cierto es que el cortometraje es un formato y también un estilo narrativo, pero… es demasiado el espacio y dineros oficiales destinados a ello. Mi postura es muy simple: si soy capaz de componer una sinfonía o una ópera, ¿por qué me conformo publicando o haciendo una rolita?”.

19368974_10155235707740435_2070475438_o[1]

El Ojo de Uk: de los jóvenes talentos emergentes ¿qué trabajos le llamaron la atención? ¿Se sintió identificado con alguno en especial?

 Lepoldo Laborde: Sin duda, lo independiente porque por desgracia, el cine mexicano que “todos ven” sigue siendo igual que desde los años 60: películas comerciales bochornosas y un “cine de autor” pedorrísimo. Creo que no podemos superar “el trauma de la conquista”. Otra vez, la ilusión de ir a festivales y ganar premios. No encuentro películas interesantes, ninguna me ha llamado la atención y las que he visto, reflejan lo mismo de lo mesmo. No superan a Jodorowski, no superan la festivalitis y el “cine comercial” no supera la avergonzante moda imperiosa del momento: charros, luchadores, ficheras, almadas, cholos o románticas, da lo mismo. Ahora, lo aplaudible: el cine independiente. Isaac Ezban está genial pero porque me gusta el género que hace y porque le aplaudo el que, por fin, alguien de su ―mi― generación esté ya apostando hacia otro sitio. El genial Lex Ortega está enorme e imparable con su gore y el genial Rodrigo Hernández emerge en lo mismo. A todos ellos les aplaudo que al fin alguien no esté mirando hacia la festivalitis y que apuesten más por hacer lo que les gusta. Con ellos sí me identifico ―y además somos banda―, aunque yo los rebaso por 15 años en edad.

19389435_10155235773400435_1388975779_n

El Ojo De Uk: De sus inicios en el cine , hasta el día de hoy, ¿cuál ha sido la enseñanza más dura que le ha dado el medio?

 Lepoldo Laborde: Dos enseñanzas: la “dura”: “el cine mexicano está cerradísimo”. Pero la otra enseñanza, es la “contundente”: si quieres hacer algo, hazlo. Pero el Cine es celoso: no admite que te distraigas. Si te distraes, te tardarás años en levantar “tu pelí” (me caga el término) o la película terminará siendo saboteada, pero si le dedicas todo al Cine, El Cine te lo dará todo. El chiste siempre será saber transmitir a tus colaboradores hacia dónde va la película, cómo debe de ser realizada, qué película es la que se está filmando. Y también, el chiste es saber sortear y aguantar a los “oficialistas” del “cine mexicano que sí se exhibe”.

19357858_10155235697825435_1401085389_n

El Ojo De Uk: ¿Por qué ha tenido que firmar algunos de sus trabajos con un seudónimo? Como en el caso de “Mi media naranja” u “El hombre perfecto”, donde usó el seudónimo de Juan Carmenta, ¿tiene algún significado en especial ese alias?

Lepoldo Laborde:  Eso fue por razones sindicales, me muero de la risa… El “Juan Carmenta” (que en realidad debe de ser “Juan O. Carmenta”) es la mezcla de los nombres de Juan Orol (“Juan O.”) y su alter-ego cinematográfico, “Johnny Carmenta”. Adoro a Orol porque de veras me embelesa su genial desparpajo ante la vida, Orol es el genio del absurdo y del valemadrismo. Es enorme, infinitamente enorme.

El Ojo De Uk: ¿Cuáles considera hasta el momento su trabajo más personal?

Lepoldo Laborde: “Un Secreto de Esperanza”, pero me aclaro: es “personal” porque habla y muestra tópicos que pasaron en mi vida. Digamos que más bien es “autobiográfica”, aunque ello no quiero decir que sea una película “sobre mi vida”, ello me parece aberrante: las películas biográficas. “Un Secreto…” está llena de referencias a cosas mías ―hasta aparecen mis juguetes de “props”―, pero la verdad es que considero que todas mis películas han sido personales: todas; y ello responde a que todas mis películas ―exceptuando dos: “Inesperado Amor” y “Recompensa”― fueron hechas porque me nació hacerlas. También, “Hasta Encontrarte” es otra película muy, muy personal y llena de detalles autobiográficos.

 El Ojo De Uk: Recién estreno en la Cineteca su último trabajo “Memorias de lo que no fue” ¿Qué nos puede decir de él? ¿Existe otro trabajo en puerta?

Lepoldo Laborde: “Memorias…” nació como catarsis después del golpe emocional más duro y difícil que he tenido en toda mi vida. Para evadirme, pensé: “mañana escribo el guión, el martes busco al elenco…”. “Memorias…” es una de las películas más maravillosas, mágicas y entrañables que he podido hacer. Sin ser autobiográfica, escupí el proceso emocional por el que estaba pasando y ya cuando la vi en la Cineteca, me di cuenta: ésa película es una metáfora de lo que estaba viviendo. Y en cuanto a nuevas cosas, justo estamos trabajando en dos proyectos orita… espero poder dar noticias al respecto pronto.

19357716_10155235774540435_357063440_n

El Ojo De Uk: ¿Cómo considera sus trabajos fílmicos? ¿Cómo ejercicios buscando llegar hacia el proyecto “bueno”? O sea, ¿hacia una producción “profesional”, aunque eso muy seguramente le restaría la libertad de la que goza?

Lepoldo Laborde: Cuando he llegado a decir que espero “el proyecto bueno” me refiero a que se filme y se vea, porque bien me dice el Maestro Ayala Blanco que soy “el director más prolífico/menos visto del mundo”. De nada me sirven tener ocho o nueve películas guardadas ahorita en el cajón. Para mí, el proceso de estrenar ―proyectar― es el punto culminante de la creación cinematográfica. Amo el ambiente de una sala de cine, y cuando pasan una película mía no quepo de la felicidad. Hacer una “película profesional” significa el poder filmar y estrenar mi película, pero no me importaría tener que ceder a la supuesta “libertad” que tengo si con ello logro meterla en una sala, además, muero de ganas por hacer películas “comerciales”: las amo, me divierten, son mi motivación de meterme en un cine. Total, lo otro ya me lo conozco y lo hago cada vez que se me antoja: si quiero hacer una película independiente y con libertad absoluta, sólo agarro una cámara, busco actores y locaciones y listo. El chiste, insisto, es estrenar: siempre estrenar.

El Ojo De Uk: ¿Cómo tendría que ser la película con la que Leopoldo Laborde se sienta totalmente satisfecho, al grado de pensar “si no vuelvo a dirigir , no importa, me siento pleno”?

Lepoldo Laborde:  Es que, modestia aparte, y de veras que me sonrojo anotando ésto, ya me ocurrió. Y varias veces… Las películas que he hecho me han hecho muy feliz en su momento y siguen haciéndome feliz cuando las veo, aunque cuando las vea les encuentre mil defectos. “Totalmente satisfecho” supondría estrenarlas, pero ello no me agobia porque sé esperar. “Fabiola”, “Piel Rota”, “Un Secreto…”, “Sin Destino”, “Utopía 7”, “Memorias…”, “Enemigo”, “Juego de Niños”, y muy especialmente, “La Puerta” han sido satisfacción tras satisfacción. Poder poner en pantalla todo y sin ningún tipo de límite. Ahora que, para mí, sinónimo de vivir, es dirigir. Si sigo vivo, deseo seguir dirigiendo. Y hasta hoy, no he dejado sin hacer ninguna película ―hay algunas que incluso no he editado, filmadas incluso hace más de 10 años, pero es sólo cosa de darme el tiempo. Proyectos los hay, todo el tiempo, pero son sólo eso: proyectos. Las películas que filmo y que ya hice son las que he querido hacer en ése momento. Eso sí: siempre lamentaré el no haberlas podido filmar en 35mm o con cámaras de mejor resolución o calidad de la imagen, pero ése fue el costo de haber podido filmar con los mínimos medios y libertad y gusto absolutos.

19358960_10155235708235435_197238893_o

 El Ojo De Uk: ¿Cree que algún día le llegue la oportunidad de filmar esa película?

Lepoldo Laborde: Afortunadamente, ya me ha ocurrido en más de 25 ocasiones. Tengo más de 25 títulos en donde hice lo que quise. Subrayo que ello sólo ocurrirá en el cine independiente, porque el industrial se maneja de otro modo, pero mentalizándote a ello la cosa no es tan grave. Algunas de las películas que ya filmé son buenas, otros son churrazos, en la gran mayoría la pobreza de los medios y de la producción merman la calidad de la fotografía y de la imagen ―aunque no la calidad de las propuestas, de las tramas o de las actuaciones, pero no me importa: pude hacerlas, pude escupirlas, pude filmarlas… existen, pues. Son Cine. Son y seguirán siendo Cine.

El Ojo De Uk: Muchas gracias por su tiempo,  maestro, ¿algún último apunte que guste hacernos?

Lepoldo Laborde:  ¡Gracias a ustedes y por acercarse a mí de una manera tan profesional! Sólo agregaré que es necesario que entre todos destruyamos al oficialismo, las rémoras del sistema siempre estarán ahí por su chuleta y para ayudar a sus cuates, pero ello no debe de entorpecer nuestra hambre de lograr nuestros sueños. Si dejamos de soñar, no habrá sueños qué filmar. A nosotros nos tocó la chamba de ser los soñadores: soñemos pues. Empujemos, rompamos puertas y cadenas, logremos entre todos plasmar nuestros sueños y exhibamos nuestras locuras en los “canales oficialistas”: sólo así lograremos que haya constancia en la Historia de que existimos.

 Lo que hay que definir es: ¿quiero ser un “cineasta superstar”… o “lo que quiero es hacer Cine”?

 

 ***

Sobre el autor: Gabriel Carrillo – Nacido el 06 de Noviembre de 1976, originario de Apodaca, Nuevo León. Coleccionista, Lector Compulsivo y Cine fago irredento. En el año de 1989 participo en un taller de redacción organizado por la Facultad de Filosofía y Letras de la UANL, en 1990 la Facultad de Filosofía y Letras publico uno de sus relatos llamado” El Boxeador” en su revista “Forma”, ocasionalmente se han publicado algunos de sus cuentos y escritos en fanzine, así como algunas publicaciones de aficionados.Recientemente participo con un relato llamado ” motus dormientis deus” en relatos entre calabazas y calaveras;pequeñas historias de temporada para eliminar el terror a la lectura de Frecuencia Tec. Su relato “una pelea de gallos en cuba” obtuvo una mención honorífica en el concurso Nyctelios 2015 organizado por el circulo lovecraftiano y de horror.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s