Los Plateados

 

Es una raza de gatos

que plateado tiene el pelo

les brilla como lucero

ese pelo es algo largo

acariciable y cual mago

alguna vez chispas saca

así su pelo destaca

otros gatos no lo tienen

esas mil chispas contienen

una magia muy extraña.

Los gatos aparecieron

en unas colonias pobres

con vecindades enormes.

En una azotea los vieron

dos hermanitos plebeyos

y apapachando a felinos

esos dos traviesos niños

en su casa los metieron

los simpáticos chicuelos

para poder consentirlos.

Otra cualidad hermosa

que tiene esa bella raza

son los ojos esmeralda

son como dos mariposas

que revoloteadoras

verdes alitas exhiben

a todo aquel que los mire

a través del cristalino

maripositas con fino

aleteo se las percibe.

¿Mariposas en los ojos

de esos gatos plateados?

así son de afortunados

son felinos muy hermosos

que con su mirar precioso

van calmando el nerviosismo

curan el desequilibrio

de cualquier persona enferma

que acaricie pelambrera

de suavidad como lirio.

La niña se llama Edith

el niño Saúl se llama

la gata de Edith es Clara

y el de Saúl es Pensil

es que parece un jardín

donde vuelan mariposas

y Clara es tan hermosa

su plateado es aperlado

es blanco tan elevado

como una nívea rosa.

¿Cómo llegaron al techo

de la vecindad los gatos?

parece cosa de magos

o más bien un sortilegio

que los sacó de su lecho

y los colocó en el sol

ahí, en el esplendor

de una azotea muy pobre

y esos niños sin renombre

ahora sus amos son.

Esos gatos son tan raros

en las manos tienen dedos

cinco son los elementos

y el pulgar ajustado

oponible a otros cuatro…

esas son manos de gente

de persona inteligente

y no de tiernos gatitos

¿En realidad son felinos?

¿Qué es lo que son estos entes?

Edith compró la manteca

y Saúl enmantecó

los bigotes de los dos

porque así no se alejan

los gatos de la vivienda

y muy contentos los niños

esa noche con cariños

de su papá y su mamá

se fueron a acostar

y tuvieron sueños lindos.

Aquellos gatos hermosos

sí sabían ronronear

reconociendo el lugar

caminaban ¿cómo osos?

ese era su gran gozo

pues caminaban erguidos

no en cuatro patas tendidos

como gentes caminaban

así bien se desplazaban

esos gatos distinguidos.

Porque de gatos las patas

se habían convertido en piernas

esas piernas eran bellas

pues sus rodillas muy sanas

hacia el frente flexionaban

no había rodilla hacia atrás

humanas piernas, verdad

sólo apariencia de gatos

pero eran mil muchachos

¡que venían a guerrear!

¿Quiénes eran los mininos?

¿Por qué estaban en la Tierra?

no era una ventolera

la que los había traído

llegaron en un suspiro

atravesando los mares

del espacio, esos lugares

que vacíos casi están

y que en cohete falaz

cruzaban distancias tales.

Desde lejano planeta

que circunda al Dorado

ese sol que está alejado

ocho años luz de la Tierra

vinieron para guerrear

para robarse el plutonio

elemento del demonio

y todo quieren llevárselo

para en placas entregárselo

al Dorado, su sol rojo.

Es que Dorado ya quiere

morirse uno de estos días

pues ya no tiene alegrías

muy cercana está su muerte

su hidrógeno, es su suerte

y todo lo consumió

y por eso en explosión

terminará ya sus tiempos

ya sus fieros movimientos

indican consumición.

El plutonio soluciona

el problema del Dorado

porque ya casi acabado

el hidrógeno reacciona

si con millones de bombas

se cubre ese sol muriente

esos “mininos” lo advierten

y por todo el orbe roban

el plutonio y así logran

que el Dorado esté viviente.

No son sólo dos “mininos”

en la Tierra hay muchos más

y traen armas, la paz

quedará en tiempo perdido

pues ya un mundo sombrío

se perfila. El plutonio

quieren robárselo todo

y a ir ya se disponen

a aquel lugar enorme

que el plutonio alberga en lodo.

Es que el uranio contiene

el plutonio necesario

que es producto secundario

de un pilón ordinario

que en bomba, el perdulario

podría ser convertido

y el humano sufrido

perdería su existencia

porque esa inconsecuencia

lo arrancaría de su nicho.

Es peligroso robar

cualquier cosa que se robe

el plutonio es en el orbe

muy peligroso en verdad

hecho está para explotar

para armar bombas nucleares

que desgarradores males

producirían en la Tierra

esos entes quieren guerra

 esos “gatos” son desleales.

En muchas colonias pobres

de todo país terrestre

esos “mininos” valientes

y salvajes como leones

atacarán a los hombres

que se opongan a sus planes

provocarán vendavales

de átomos en cadena

una matanza, tragedia

que a los humanos acabe.

Es que los pobres del mundo

también son muy ignorantes

y esos gatos elegantes

en barrios de vagabundos

encubiertos en profundos

pozos de tanta ignorancia

ellos tenían la esperanza

de que esos tristes pobres

con sus problemas enormes

creyeran que tenían patas.

Los ignorantes creerían

que sus ojos con radar

de mininos natural

esa vista poseían

y que sus manos serían

con pulgares de gatitos

y no de malosos tipos

que sólo son invasores

y aviesos transgresores

de la moral ¡qué cinismo!

Los pies de esos gatitos

despiden mucha energía

los desplaza en cualquier vía

aire, agua, tierra, al grito

de tres o cuatro maullidos

y así los “gatos” plateados

por sus patas desplazados

volando en vientos terrestres

como rápidos valientes

hurtarán todo el uranio.

Unos llegaron a Francia

otros a Estados Unidos

algunos al Reino Unido,

Rusia, Canadá, Alemania

a todo país que emana

el olor de aquel plutonio

que el Dorado, cual horno

en su panza comerá

su juventud volverá

estará de luz pletórico.

Tienen algunos países

Centros Nucleares que dañan

a millones es que matan

sólo quedan cicatrices

en la tierra en que infelices

mueren miles de personas

con sólo una sola bomba

la ciudad desaparece

y ahí ya nada crece

queda inútil esa zona.

Esos bellos invasores

hurtar quieren el plutonio

que del uranio es demonio

y llegarán a las orbes

se meterán cual ladrones

se llevarán elementos

que los países más cruentos

hay fabricado y quizás

eso pueda provocar

una guerra y… ¡todos muertos!

Ya estaban bien instalados

esos entes invasores

sus cerebros transmisores

los convertían en soldados

y ya serían atacados

todos los laboratorios

donde el ardiente plutonio

esperándolos estaba

se trasladaron en bandas

parecían viles demonios.

Edith y Saúl, los niños

luego vieron que no estaban

sus “gatos” Pensil y Clara

habían desaparecido

sus mininos preferidos.

Clara y Pensil volaron

rápido se trasladaron

a una gran instalación,

soportes de precisión

tienen plutonio encerrado.

Y muy orondos los “gatos”

no tuvieron que hacer guerra

pues llegaron a esas tierras

y con cientos de aparatos

elevaron en un rato

todos esos elementos

en menos que te lo cuento

bien disparados salieron

los elementos se fueron

para al sol quitar lo hambriento.

Los científicos absortos

no sabían qué había pasado

el plutonio no encontraron

uranio no había en los hornos

y en la tierra los lodos

ya no contenían radiantes

y en rocas y en mares

se esfumaron radiactivos

eso ya sería un alivio

radiactivos, son maleantes.

Pero los “gatos” ya estaban

encariñados aquí

yo claramente los vi

en parejas ya volaban

y entre nubes se besaban

de la Tierra los paisajes

con sus muy verdes follajes

con cascadas cristalinas

con sus fuentes cantarinas

los captaron en sus lares.

Ya ninguno quiso irse

y revisando las zonas

encontraron unas lomas

que muy bien podrían vivirse

ahí casarse, avenirse

y conjugar en la Tierra

una fabulosa Era

la era de los Plateados

serían como unos magos

eliminando tristezas.

Clara y Pensil regresaron

a aquella azotea

porque vieron que la abuela

de esos niños amados

Edith y Saúl llamados

tenía un mal incurable

un dolor que era probable

que la arrojara en la tumba

porque no había alguna

curación que mejorase.

De tales “gatos” los pelos

producían algunos químicos

si humanos con cariños

los trataban y algún beso

estampaban en sus cuerpos

que se daban oferentes

sólo hacia algunas gentes

los que enfermitos estaban

en sus piernas se tallaban

esperando besos fuertes.

Besos tronados, sinceros

de amor hacia las especies

que Natura con deleite

puso a vivir. Mil luceros

de su pelambre, del vello

salían como chispitas

como bellas estrellitas

que al enfermo curaban

al enfermito le daban

la cura con sus caricias.

Se llegaron a esa abuela

que respiraba muy mal

ya no lo podía ocultar

estaba realmente enferma

le dolía la vida entera

y al ver llegar a los “gatos”

sonrió y les dio un aplauso

los llamó diciendo <Bicho

bicho, bicho, te acaricio>

Pensil y Clara mirando.

Pensil se subió a las piernas

de la abuela de los niños

y Clara con muchos bríos

talló su cuerpo en la enferma

con masajes en las venas

muy suaves, acariciantes

y sintiendo los masajes

que le quitaban dolores

y un aroma de flores

tranquilizaba sus males.

El dolor se hizo suave

se desapareció la tos

y con una bella voz

la abuelita esa tarde

una canción muy galante

dedicaba a los felinos

arrullándolos cual niños

meciéndolos cariñosa

comenzó a ser dichosa

amándolos con delirio.

Muy lejos de la ciudades

esos felinos-humanos

construyeron su poblado

mas con sus amos, galantes

vivían siempre constantes

sanando a los enfermos

pero volando en los vientos

de vacaciones se iban

a su aldea construida.

Fíjate bien en tu gato

¿Tiene en manos cinco dedos?

¿Tiene chispas en los pelos?

¿Ronronea a cada rato?

¿Te acaricia si estás malo?

Ojos verdes esmeralda

y dentro, como guirnalda

aletean mariposas

con alas esplendorosas

relucientes, bellas alas.

Tu gato tiene rodillas

que flexionan para atrás

pues tu gato es montaraz

no llegó de las orillas

del Dorado, él no brilla.

si viniera del Dorado

tu gato hubiera doblado

las rodillas para enfrente

y su pelo reluciente

con estrellas es plateado.

Pero hay algo en tu gato

que aprende poco a poquito

es a sanar enfermitos

pues los “gatos” del Dorado

les enseñan lo preciso.

Si tu gato te acaricia

es como una delicia

se te talla en los pies

él sabe que no estás bien

medicina te administra.

MORALEJA:

De tu gatito recibe

todas sus zalamerías

dale tú tu compañía

y lo que el médico prescribe

comida que necesite…

que se duerma en tu regazo

dale todos tus abrazos

no lo dejes tener pulgas

y de él recibe muchas

caricias, son sus regalos.

Sobre la Autora: Hugolina G. Finck y Pastrana – Es entrenadora de natación, atletismo y clavados, a nivel nacional en Olimpiadas Especiales. Ahora me dedico a la educación especial como pedagoga, terapeuta y profesora.
Le gusta escribir y tiene en su haber poema, cuento, axioma, narración, novela, etc.
De cuatro años a la fecha escribe y envía sus escritos a todos los certámenes de los que tiene noticia, así ha conseguido la publicación de noventa y un obras.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s