Helga

—Ya ni la chinga, tu tío Sebas, no aguantó las ansias y la desolación que provoca la soledad —esas fueron las primeras palabras que salieron de la boca de mi padre después de terminar aquella videollamada con mi tío Sebastián y recibir en aquel entonces la noticia de que se encontraba realizando el trámite para… Leer más Helga