Omar Janaan: Entre viñetas y bambalinas

De forma un tanto lamentable, por llamarla de esa manera, hasta ahora han sido pocos los historietistas que compartan su vida dentro de las viñetas con algún desempeño en la tradición teatral. Uno de los casos más conocidos es el del ya de por sí multifacético Alejandro Jodorowsky con su movimiento de “Teatro Pánico” desarrollado en México para de ahí dar el salto a dibujar las homónimas “Fábulas Pánicas” y posteriormente consagrarse como guionista del mercado europeo de cómics (considerado por los críticos como el mejor del mundo).
Otro caso menos conocido es el del también guionista y no menos criticado Alan Moore, que pese a su ya conocido estilo de vida de hermitaño posmoderno, desde 1995 se ha dedicado también al performance dentro de un grupo teatral conocido como “El Gran Teatro Egipcio de la Luna… este hombre tan excéntrico comentaba que dichas puestas en escena son un complemento tanto a sus obras en prosa como a sus guiones de narración gráfica que expresan sus ya famosas ideas sobre la magia. Su película, “The Show” que contó con su participación en el elenco de actores tomó mucha influencia de sus ya mencionadas presentaciones escénicas.
No deja de ser curioso que Jodorowsky siendo chileno y habiéndose forjado en México guionice en Europa, mientras que Moore siendo del Reino Unido lo haga o mejor dicho lo haya hecho para el mercado estadounidense, a la par que sus respectivas propuestas en el escenario fueron y son arduamente criticadas por teóricos teatrales.
Fuera de estos dos casos no ha sido muy notorio que alguien dedicado al noveno arte se dedique también a las bambalinas. De hecho, un caso muy notorio y poco usual se dio a conocer en la ciudad de Guadalajara, México. Todo cuando de forma poco convencional se ofertó un taller de historietas en la escuela de artes plásticas de dicha urbe, impartido por un desconocido en la localidad que decía llamarse Omar Janaan, oriundo de Andalucía.
La capital del estado mexicano de Jalisco ya se había dado a notar por la presencia de cursos historietísticos ofertados por profesores ibéricos, el caso más emblemático fue el catalán Pol Gañil Súbiros y los cursos que impartió en “Centro de Medios Audiovisuales” (CAAV), escuela fundada por un referente del cine tapatío como lo es Daniel Varela con apoyo del legendario Guillermo del Toro. Y dicho de paso, dicho profesor originario de Cataluña, en su paso por dicha institución se caracterizó por opacar pedagógicamente a lo que actualmente queda de “Minerva Cómics”.
Quizás el más inconcluso de sus logros fue la revista P.U.T.A que posteriormente mutó a N.E.T.A, que a todas luces fue un movimiento de vanguardia dentro del cómic underground que pudo dar mucho más de lo que fue, a tal grado de ser un movimiento a la altura de lo que en poesía fueron los estridentistas o infrarrealistas.

Y volviendo al caso de Omar Janaan lo interesante fue lo mucho que aportó estando sólo de paso, en menos de un año de residencia en la perla de occidente, tal cual un Sebastián San Vicente. Y lo más interesante es que de hecho, este viñetista también es actor de teatro y dramaturgo que nos ha regalado en exclusiva la siguiente entrevista de pregunta y respuesta para “El Ojo de Uk”:

  1. En primera. ¿Qué es para ti la historieta o cómic? ¿Qué es para ti el teatro? ¿Cómo te desenvuelves en ambas formas de expresión artística?

Para mí la historieta o cómic es un modo de expresión que permite una libertad creativa increíble para contar una historia o un suceso sin necesidad de contar con muchas personas para contarla, poniendo en juego el talento del dibujo y de la palabra. Es un trabajo solitario pero muy gratificante, y poder contar historias sólo en tu despacho para luego publicarlas y que la gente las disfrute es maravilloso.

En cambio, a pesar de que para mí el teatro también es un modo de expresión artística que me permite contar historias, debido a su forma y a su relación con el público, me obliga a la creación desde un punto diferente: necesito ayuda y colaboración de otras artes, esto es, la música, el vídeo, la performance… no sólo la palabra.

Podría decir que uso, aunque uso ambas disciplinas para contar historias que me interesa compartir, uso la historieta como formato que me permite una libertad total y absoluta soledad en su realización y que no necesita de tener al público en directo para su disfrute (la gente lee estas historietas en web y en papel); en cambio, cuento historias con teatro cuando necesito que estas tengan otra energía y puedo montar un poco la fiesta para que el público las disfrute en directo, compartiendo esta energía con ellos en vivo.

  1. Una de tus principales características es dedicarte al humor gráfico con tu peculiar «Ríete de Todo», además de que has actuado en comedias como «La madre de Hitler». ¿Cómo relacionas la comedia gráfica con la escénica?

El humor es para mí una herramienta, no una finalidad. Creo que el humor es excelente para contar historias y hacerlas digeribles, también para contar aquellas cosas que son pesadas, duras, difíciles y que, por nuestra condición humana, tenemos que aprender a conocer, convivir con ellas e incluso combatirlas si es necesario. Así pues, como herramienta que es, me da igual que sea en una historieta, en un texto, en el teatro, cantando o a través de cualquier expresión artística, creo firmemente que se puede utilizar el humor para contar cualquier cosa.

  1. Recientemente también has incursionado como dramaturgo. ¿Cómo relacionas el texto dramático con el guion de cómic?

Bueno, mi experiencia realizando piezas de teatro es más bien escasa y siempre me he rodeado de buenas amigas que me han enseñado técnicas profesionales en distintos campos de las artes. Del teatro he aprendido que se puede contar cosas hablando, dialogando, bailando, cantando e incluso estando callado. El movimiento y la energía en la escena es algo muy importante también. En cambio, la realización de un cómic me parece más sencilla -quizá más cómoda incluso, ya que conozco muy bien ese proceso creativo- y normalmente planteo algo que quiero contar a través de un texto y luego traduzco eso en imágenes que se complementan con ese texto.

  1. Hasta ahora han sido pocos los artistas que han incursionado tanto en las puestas en escena como en las viñetas. ¿A qué se debe en tu opinión este distanciamiento entre la narrativa gráfica y los escenarios teatrales?

Bueno, creo que es evidente que hay una distancia real entre la propuesta de contar una historia a través de la historieta o a través de lo escénico. Normalmente, como la historieta es un oficio solitario y que presenta distancia entre la obra y el público, la gente lee la obra en un momento diferente a cuando se ha creado; en una pieza teatral todo -salvo el proceso creativo original- sucede en directo y la relación entre el público y la obra ocurre en tiempo real. Son energías muy diferentes, quizá no necesariamente en su proceso creativo -aunque también- pero sí seguro en su proyección al público.

  1. Y ahora, pasando un poco a tu trayectoria. ¿Qué nos pues decir de tu estadía en Guadalajara, México? ¿Qué te pareció la ciudad y cómo te desempeñaste en ella? ¿Volverías a tener una estadía en un futuro en la capital de Jalisco?

Estuve residiendo en Guadalajara (Jalisco, México) a lo largo del año 2015 y todavía hoy en 2021 sólo puedo decir que dejó una marca grande en mi corazón. Volvería a vivir en México sin dudarlo un segundo y espero que en un futuro no muy lejano pueda volver a residir otra temporada. La ciudad de Guadalajara me pareció muy bonita y muy cómoda para vivir, lo suficientemente grande para sorprenderme a cada rato explorándola y acogedora para hacerme sentir a cada rato como si estuviera en un sitio recogido y conocido. Además, la vida cultural en la capital de Jalisco me desbordaba todo el rato, fui a todo tipo de espectáculos, eventos y ferias y mi trabajo se disfrutó y se compartió muchísimo.

  1. ¿Qué proyectos se avecinan tanto en teatro como en cómic en la carrera de Omar Janaan?

Pues ahora mismo tengo varios proyectos escénicos en ciernes: uno dedicado a la vida del humorista Ramón Gómez de la Serna, de principios de siglo XX, que mezclo con mi propia vida; una pieza en la que hablo sobre la historia del reggaetón; mi show humorístico de variedades ‘Ríete de TODO’ y el espectáculo escénico ‘La madre de Hitler’ que realizo junto a mi compañero Alberto Cortés, que es creador escénico, performer y dramaturgo.

En cuanto a mis proyectos en la historieta, acabo de realizar un cómic con guión de Sergio Albarración ‘El Phomega’ que se publicará en navidades de 2021 en una antología de cómic noir. Además planeo seguir trabajando con mis conocidas ‘viñetuelas’ y planteo realizar exposiciones de estas usando la técnica mural de gran formato.

  1. Una persona tan multifacética como tú, además de estas dos expresiones tan completas, se desempeña en alguna otra más.

Siempre he estado desarrollando una carrera transdisciplinar tanto en la cuestión creativa como en otras facetas de mi vida profesional o personal. Hasta diciembre de 2019 también me dedicaba como comunicador y diseñador gráfico, trabajando en campañas de comunicación y publicitarias para empresa y artistas, trabajo que abandoné hace unos años por precariedad y hastío. En mi carrera profesional también he desarrollado otras muchas habilidades, aunque me quedo siempre con mi favorita y con la que espero poder seguir desarrollando una carrera más sólida: la pedagogía enfocada en el ámbito del humor y la historieta.

  1. Y finalmente, tomando en cuenta que impartiste talleres de cómic en Guadalajara. ¿Qué le podrías aconsejar a los jóvenes mexicanos que se quieran dedicar tanto a las viñetas como a los escenarios?

Después de tener mi propia revisión profesional y comprobar qué es lo que me hacía feliz y qué no en este trabajo de la historieta, la escena y la cuestión creativa, he llegado a la conclusión que cualquier vía de expresión es interesante para cometer ese fin: expresarse, y que esto requiere empeño y dedicación para hacerlo cada vez mejor y disfrutarlo más. Lo que no se debe hacer, aunque se le dedique esfuerzo y dedicación al arte es favorecer una situación precaria si no se consigue consolidar la cuestión profesional con esto y que cualquier vía de expresión es válida se consiga vivir económicamente de ella o no. Hay que disfrutar haciendo lo que se quiere hacer, pero sin dejarse la piel en ello.

Biografía:

Omar Janaan (Marbella, 1988) ha conseguido engañar al mundo de los adultos haciéndoles creer que dibujar y decir tonterías no es sólo cosa de niños.

Siempre afilando el lápiz y el ingenio, intenta retratar con sus viñetuelas, sus dibujos y sus textos el lado más tierno y negro de la sociedad. Su continuo interés por el humor en todas sus vertientes le ha llevado a un análisis teórico del medio en el que disecciona esta importante faceta del ser humano y que aprovecha para poder plasmar en una obra siempre en constante evolución. Tanto su vida como su trabajo operan en dos ejes comunes: el humor y la creatividad.

Ha trabajado en ilustración, humor gráfico, diseño gráfico, diseño de interiores, proyectos artísticos transdisciplinares, teatro (como autor y actor) y profesor de procesos creativos del humor gráfico y de historieta.

En su aventura personal como creativo y humorista le acompañan muchas amigas y amigos. Todo su amor va para ellos. Hasta el momento sólo ha enseñado sus trocitos peores. Los mejores todavía no han llegado.

Puedes saber más de él en http://www.rietedetodo.es o en http://www.omarjanaan.com; encontrarás su trabajo en las RRSS FB: Omar Janaan; Twitter: @omarjanaan o IG: @omarjanaan

¡Ríete de TODO!

A MANERA DE CONCLUSIÓN
Al respecto y para concluir esta entrevista, se podría decir que al igual de algunos coterráneos como Xavier Mina en la independencia mexicana, Omar Janaan durante el poco tiempo que estuvo en nuestro país aportó arduamente a una pedagogía propia de la historieta que está forjando a la capital de Jalisco. También se le puede comparar con el anarcosindicalista vasco Sebastián San Vicente, cuya trayectoria en México fue novelada por el escritor Paco Ignacio Taibo II con un título que resume también la labor de Omar Janaan en tierras tapatías, pues simplemente estuvo de paso. Pero mucho se puede lograr de esta manera, mucho se puede dejar por la tierra en donde se deambula, mucho se puede trascender cuando simplemente se está, de paso.
Nota: Conocí a Omar en un emblemático 2015, en el que desarrollaba un guion que hasta estas fechas de post pandemia verá su luz al ser publicado en “Marambo Cómix”. Janaan y yo tuvimos una sola tertulia para retroalimentar mi proceso y de ahí sólo lo he seguido en redes sociales. Pero quizás lo más interesante fue coincidir como colegas de la misa carrera universitaria, dedicarnos a las viñetas, pero sobre todo en la cuestión de los escenarios. ¡Nunca pensé en encontrar a algún colega que compartiera conmigo en estos tres aspectos que tanto me definen! Por lo tanto, le doy las gracias por haber estudiado la misma carrera letrosa que yo, por dibujar historietas con un dibujo horrible como el mío, por dar talleres a gente que sí está interesada en aprender a dibujar, por gritar mierda antes de subirse a un escenario a romperse una pierna como lo he hecho en varias ocasiones, por escribir algo con toda la intención de que sea representada por actores y sobre todo por la amistad. ¡Muchas gracias Omar Janaan!


Gerardo Martínez Acevedo.
“Efrén Bantú”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s