Con V de venganza: Ciencia ficción y anarquía (2 de 4)

La tercera entrega comienza con una autopsia en donde Erich Finch confirma su teoría, “V” es capaz de matar con sus dedos. La patóloga da por llamarse Delia Surridge y el líder del nuevo Scotland Yard le entrega una de las rosas que ella decidió llevarse a casa. Mientras tanto, Evey le reclama a su protector el haber matado al Obispo, pues sabe que ella fue su cómplice, a lo que “V” comenta que ella aprenderá. A su vez Derek Almond “El Dedo”, rechaza a su bella esposa Rosemary que le reclama que ya no duermen juntos ni tienen sexo, él le da una bofetada ante su sensual apariencia. Por su parte Evey se disculpa con su protector mientras él toca el piano, pero ella también le comenta que no participará más en otros asesinatos, ni siquiera por él lo hará. De ahí viene el salto a la casa de la Doctora Delia, ella tiene un raro recuerdo de la silueta de un hombre avanzando entre las llamas mientras sostiene la rosa que por alguna razón aprieta y le produce gotas de su sangre. Esto ocurre mientras “V” termina de leerle un libro a su protegida hasta que concilia el sueño, sólo se ve como se pone el sombrero y toma su capa. Mientras en “La Nariz” Erich Finch y un tipo llamado Dominic tratan de enlazar los asesinatos del enmascarado. Se dan cuenta que pese a que el personaje surgió hace dos meses, durante cuatro años ha ido matando a todos los que trabajaron en el campamento de Larkhill, tanto Prothero como el Obispo Lilliman estuvieron en ese campo de reasentamiento en donde marcaban las habitaciones con números romanos, ahí viene la teoría de que el número cinco en romano es “V”. En esos mismos instantes, el enmascarado entra al cuarto de la Dra. Delia, ella sabe que ha venido a matarla y lo agradece. Mientras tanto, Derek Almond ingresa también a los aposentos de su esposa que ya tiene marcado un golpe en su rostro y él le apunta con su revólver, no lo cargó ese día, al parecer está borracho. A la par Dominic y Finch se dan cuenta que pese a que el personaje surgió hace dos meses, durante cuatro años ha ido exterminando a todos los que trabajaron en el campamento de Larkhill, a todos los hombres; pero queda una mujer que no es otra que la patóloga, al instante se intuye lo que en ese momento debe de estar ocurriendo al tener su línea telefónica ocupada, por lo que le llaman al borracho de Almond para que vaya al momento. Mientras, “V” le dice que ya la mató hace diez minutos mientras dormía y le muestra la jeringa, dice que no le dolerá, ella le pide ver su rostro una vez más y le dice que es hermoso. Al llegar, Derek le apunta al más mero estilo James Bond, pero resulta que de nuevo olvidó cargar su revólver y nada puede hacer contra la rapidez del enmascarado que ahora sí utilizó uno de sus emblemáticos cuchillos. A su llegada Erich Finch encuentra algo que puede ayudar a desmarañar todo, el diario de la Dra. Delia que abarca sus años en el mencionado campo de concentración. Lo siguiente es lo que el agente reportó al líder: La Doctora llegó un 30 de abril de 1993 a Larkhill, ahí conoció al comandante Prothero y comenzó sus experimentos con los esperpentos humanos que ahí vivían al más mero estilo de campo de concentración nazi. Comenzó con su investigación de hormonas, ella comentó incluso que sus conejillos de indias eran tan débiles y patéticos que no le extraña terminar odiándolos, pues no combaten ni se niegan a la muerte. Ahí también conoció al cura Lilliman que posteriormente sería el Obispo, comentó que no dejaba de mirarle sus senos. Ella insertó dosis pituitaria y no hay que esos lugares eran propiamente para emigrantes, homosexuales, negros y blancos anarquistas. Poco a poco se fueron narrando las deformaciones y como todos iban muriendo hasta quedar sólo cinco, uno en cada habitación, tres mujeres y dos hombres. En especial sobresalió el de la habitación cinco, sin anomalías celulares, con una personalidad magnética pese a que ella comentaba que tenía una conducta irracional, pero con cierta lógica. Se le permitió realizar un proyecto de jardinería, logró cultivar las ya mencionadas rosas que ahora son parte de su sello, ordenó un fertilizante de amoniaco y ordenó pilas alrededor de su celda, luego pidió disolvente y la decoró con galones, en su mente había un plan. El 24 de diciembre se escuchó la primera explosión y muchos cayeron asfixiados a causa del gas. Ella, Prothero y el Padre Lilliman salieron por la puerta trasera, todo estaba en llamas y los hornos explotaban, el hombre de la habitación cinco se había escapado, voló el lugar y asesinó, pues logró fabricar gas mostaza y napalm. Ella lo logró ver desnudo y con las llamas a sus espaldas y lo miró al rostro. Dicha viñeta nos recuerda mucho al Dr. Manhattan, tanto en la desnudez como en la calvicie del personaje. Por lo que el Inspector llega a la conclusión de que estos cuatro años los utilizó para preparar su plan con una base de operaciones, asesinar al resto de los que trabajaban en Larkhill de forma que parecieran una accidentes para dejar al final a Prothero, Lilliman y a Delia Surridge, pero ahora como nombre clave “V”. No fue necesario buscar el diario, él quería que lo encontraran y arrancó algunas hojas con lo que no quería que supieran de él, como su nombre, edad, si era negro, homosexual, emigrante o blanco anarquista, pues está jugando un juego elaborado y letal. Después de dichas conclusiones el líder Adam Susan se despide de Finch, no sin desearle una feliz navidad, ese día era un 24 de diciembre. De nuevo el dictador se queda mirando las pantallas como un Ozymandias esperando al Búho y a Rorschach. Aquí termina el tercer capítulo.
A diferencia de los anteriores el cuarto capítulo es arduamente fluido y tiene menos carga de información. Comienza con un “V” que se sienta a tocar el piano y a cantar una canción que sí existe, se presenta en una secuencia horizontal con todo y partituras en las que se ven a Rosemary la viuda de Almond ante la noticia de la muerte de su esposo, se ve a Finch meditando con su pipa, las manos del líder Susan con sus pantallas frente a él, la foto de los padres de Evey. Así poco a poco el enmascarado termina de cantar el preludio del cabaret del vicio como él lo llama y se retira de su piano. Aún en “La Galería de las Sombras” con fecha del 5 de enero de 1998 y en su papel de anfitrión, “V” ofrece un show de magia a Evey con el típico truco de desaparecer un conejo sobre la mesa que se supone se hace con espejos, para luego bailar con ella bajo la clásica esfera de espejos. Ahí es cuando la joven finalmente le dice la verdad al que ha sido su protector en relación a que nunca ha dormido con ella ni la ha tocado, ella comenta que es capaz de entender si hay otra persona o no le gustan las mujeres o quizás lo que a ella más la mueve, que tal vez él sea su padre. Él le promete una sorpresa, le venda los ojos, le recuerda con grabaciones que ella no quiere seguirlo ayudando y de buenas a primeras la joven está en las calles de Londres, ella lo vio a lo lejos y al tocarlo se dio cuenta que sólo era un espantapájaros con una grabadora que le recordaba cosas y que terminaba con la frase: “No soy tu padre Evey”. La muchacha de nuevo está sola en un Londres fascista. Mientras tanto se lleva a cabo el funeral del agente muerto, la viuda también está sola y se enfrenta a las cuentas. Siguiendo el estilo de secuencias analógicas Evey trata de regresar a su departamento para darse cuenta que se ha convertido en el hogar de un indigente, ella corre despavorida mientras Rosemary no sabe qué hacer, pues no recibirá apoyo del gobierno y no tiene experiencia en ningún trabajo, por eso toleraba a su esposo pese a los maltratos físicos y a su rechazo a tener relaciones con ella. Él era su soporte en ese infierno distópico, mientras el personaje roba otro cártel de un cine abandonado esta pobre mujer acepta salir con uno de los miembros de la televisora del régimen. Con fecha de un 23 de febrero de 1998 las acciones de dirigen precisamente a las instalaciones televisivas que transmitían una serie con ideología racista hasta que se aprecia la mano de “V” neutralizando la cámara de seguridad y dejando fuera de combate a los guardias para acabar con un segundo grupo de ellos al abrirse un elevador, ahora utiliza sus cuchillos, él avanza hasta la cabina de transmisión obligando al hombre de los controles que sale con Rosemary a poner una cinta que llevó. Por un momento se va la transmisión y al volver, en todas las televisiones de Londres apareció la imagen del terrorista para tener una pequeña charla. Aquí termina el capítulo cuatro.
Como era de esperarse el capítulo cinco comienza en la televisora también llamada “Los Ojos”, con un “V” de costa a costa en todo Reino Unido. Esto en un 23 de Febrero de 1998, hora de máxima audiencia en donde el líder lo veía en varias de sus pantallas, su discurso fue para el pueblo con imágenes de fotografías y grabados en donde comenzó a criticar el régimen fascista invitando al pueblo a levantarse, la crítica fue por su desinterés para lo que él llamó comprometerse con la compañía, todo esto fue un video grabado mientras en tiempo real, él tiene cautivos a los operadores de “El Ojo”. Incluso habla sobre la violencia matrimonial como si hubiera sabido lo de Rosmary, el operador Dascombe es su nuevo amante. Habla del futuro de los niños y la mala administración de la dictadura con imágenes de Hitler, Stalin y Mussolini. Comenta que ha habido una sarta de malversadores que sin embargo, fueron elegidos por el pueblo, esto sigue en televisión mientras las fuerzas policiacas ingresan en el edificio. El discurso sigue, comenta que cada siglo se repite y más en esos momentos en que hay armas tan peligrosas, concluye que les dará dos años para que demuestren una mejora en su trabajo o serán despedidos en ese momento los oficiales ingresan y le disparan para que el personaje caiga muerto por una ventana al mismo tiempo que termina su video. La secuencia siguiente es en una de esas bellas playas inglesas con gaviotas y un Finch que camina meditabundo mientras enciende su pipa. De ahí viene el Flash Back en donde se presenta con Peter Creedy, el que ocupa el lugar de Almond en “El Dedo”, éste lo lleva con el supuesto cadáver de “V”, no es difícil adivinar lo que sigue para un lector al que ya le es familiar el personaje. Al quitarle la máscara el muerto es Dascombe, el que salía con la viuda, Finch le reclamó pues no conoce a este terrorista y lo golpeó luego que puso en evidencia en un comentario que el Inspector se acostaba con la difunta Doctora Delia. El líder sólo lo mando de vacaciones. En las dos siguientes páginas los hechos ocurren en el departamento de un hombre maduro llamado Gordon que ha albergado a Evey, la alimenta y la protege como lo hizo “V”. Ella comenta que ni siquiera piensa en él. Con fecha de un 8 de marzo de 1998, la escena comienza en una especie de cabaret donde una mujer semidesnuda con un trasero abundante comienza a cantar una canción que no deja de estar dentro de la ideología del régimen. En la primera viñeta de la siguiente página, Evey está sentada de perfil junto a su nuevo guardián, comenta que de estar asustada está ebria, acepta otra copa que Gordon le ofrece, él conoce a mucha gente importante por lo que es evidente que está dentro de la dictadura. Hay un hombre en otra mesa que pidió apoyo para su anciana madre, Rosmary estaba también y fue obligada a salir de ahí porque su tarjeta de acceso estaba sobrecargada. La joven que anteriormente estuvo con el protagonista se siente feliz que este hombre la haya acogido, ella robaba comida de su basurero en el momento que la albergó. ¡Está nerviosa! El sujeto nervioso que da por llamarse Robert habla con Creedy, le comenta que el difunto Almond le prometió exentar a su anciana madre de la eutanasia, este nuevo agente lo niega y lo insulta al llamarlo marica añejo. El tipo se desmorona y Evey lo nota, por lo que Gordon comenta que al terminar sus bebidas lo mejor será retirarse. Otro hombre que desde un principio se presenta como una persona horrenda se presenta con el protector de la joven, es Ally un escoses que representa a las mafias del norte que se han mudado a Londres, el pobre Robert que sabe que está acabado se acerca y este gánster le pide que se largue, que él no bebe con leprosos, por lo que al instante experimenta un estado de histeria y comienza a gritar blasfemias en contra del fascismo. “Los Dedos” sacan sus macanas poniéndole una paliza, por lo que al salir de ahí Evey le comenta a su nuevo guardián que no deberían de vivir así, en la azotea se ve la sombra de “V” que observa a la pareja y se escabulla por los edificios. En un 11 de Julio de 1998, Gordon es perseguido por dos hombres, pero logra entrar a su departamento y en un Flash Back con fecha del 15 de Abril, él le dice a su bella huésped que va a necesitar la habitación en la que ella duerme, por lo que le pregunta si quiere que se vaya, lo niega y le dice que está su cuarto, la joven sonríe y luce aún más hermosa, se alternan viñetas en donde hacen el amor y continua el diálogo de cuando la invitó a dormir con él que concluye con un beso. De ahí las acciones vuelven al 11 de Julio en el momento en que Gordon entra a su casa, le grita a Evey que se encierre y no se asome, ella acaba de salir de la ducha. Uno de los hombres es el escocés que estaba en el bar, el otro tiene envuelto en tela lo que parece ser una espada. Le piden que reconstruya el rostro del que golpearon en el bar y Gordon valientemente reclama que ni siquiera puede ver, que no es posible volverlo a la normalidad. Inocentemente se acerca demasiado a la puerta y el otro matón encaja el sable, no se aprecia pero es evidente que la dictadura cobró otra víctima, los asesinos se retiran y este quinto capítulo termina con una bellísima Evey en un gesto de angustia sin que aún descubra que su nuevo protector ha muerto.

Gerardo Martínez Acevedo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s