Bombones para el alma

Atención, departamento de Mercadotecnia:

Se anexan las encuestas realizadas el pasado martes en la escuela Lucio Blanco, como estrategia para el aumento de ventas de galletas en nuestra Compañía Bombones para el Alma (COBOAL).

Mi nombre es Marlene Gutiérrez y tengo 26 años, trabajo para la compañía de galletas Bombones para el Alma (COBOAL). Nuestras ventas durante los últimos meses han tenido una disminución importante, el departamento de Mercadotecnia argumenta que no conocemos a nuestro principal mercado: los niños, ya que ellos convencen a sus padres de consumir nuestros productos, por eso hemos decidido encuestar a niños entre 4 y 12 años, para saber sus principal secreto y qué es lo que los mueve, a continuación redacto las encuestas más sobresalientes.

María, 8 años.
Mamá se enoja porque tardo mucho tiempo en lavar los platos, me gusta hacer espuma con el detergente, imagino que la espuma es un delicioso helado, después lleno el fregadero con agua y meto la cabeza soñando que estoy en una alberca.

Rocío 9 años.
Mi hermano Manuel me paga un peso por cada croqueta que me coma, si logro comer las suficientes podré comprar dulces.

Carlos, 4 años.
Escuché que existen pepenadores que buscan en la basura cosas que les sirvan, por eso cuando mi mamá se voltea lanzó mis taquitos de comida para que les toque encontrar algo.

Denis, 7 años.
Mamá me dijo que Santa Claus no existe y que si hay dinero podré tener regalo en Navidad, este es mi séptimo año pidiendo un milagro.

Humberto, 11 años.
Papá me prometió que dejaría de beber el año pasado, todos los días espero en la ventana para verlo llegar y poder ver que por fin se llegó el día en que cumpla su promesa.

Raúl, 10 años.
Mi mamá es madre soltera, apenas con su trabajo en la zapatería completa para traer alimento a casa, me gusta ver a mis amigos de la cuadra con sus bicicletas, imagino que tengo una.

Marianita, 6 años.
Ayer vi afuera de la casa a una perrita enferma, es como si tuviera parte de su cuerpo por fuera, iré a llorar con mi hermano mayor para que consiga dinero y así poder llevarla a que la curen, no quiero que sufra.

Ruth, 7 años.
Tengo tres hermanos mayores, mamá dice que tengo juguetes suficientes, pero todos son heredados, quisiera saber que se siente abrir un juguete nuevo comprado especialmente para mí.

Lucia, 8 años.
Mi hermana Erika y yo vimos un documental en la tele sobre el triángulo de las Bermudas, ahora cada vez que vamos al patio vamos juntas tomadas de la mano, por si llegamos a atravesar otra dimensión, nos vayamos juntas.

Minerva, 7 años.
Ojalá que entre los vestidos heredados que envían mis primas envíen este mes un vestido de princesas a mi medida.

Mauro, 5 años.
Escuché en las noticias (papá las veía en la tele), que los agricultores tenían escasez de agua porque no ha habido suficientes lluvias. En la noche sin que mis papás se den cuenta, subiré al techo de la casa para pedir que llueva.

Manuel, 8 años.
Quisiera ser gimnasta, me gusta observar las olimpiadas y ver las piruetas que hacen, pero papá dice que esos deportes son para maricas y que si practico se me hará cuerpo de niña.

Karen Rodríguez Quintana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s