Quimeras alimentadas

Campos verdes reviven nuevamente en mí,

una flor viaja en mi sangre humedecida,

con el cuerpo enlazado de pétalos llego a ti

y en la luz de primavera descubro la vida.

Esta flor: ¿de dónde deriva?

¿Crece o no crece? Yo sé que quiere

ser perfume cuando la mariposa viene,

sin marchitar, quiere que el amor viva.

Yo digo que no hay muchas primaveras,

en la vida hay que ser felices,

como flor abierta: corola, pistilos y anteras,

entre las manos las estrellas se vuelve de cera,

a pesar de lo que se dice, si miras más allá de las raíces

el amor, sólo el amor alimenta las quimeras.

Yuli Cruz Lezcano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s