Solar

En la orilla del silencio

infinita sea tu palabra

que rellena las cuerdas (invisibles)

del universo

y trasgrede la luz de tu mirada.

A galaxias de distancia,

busca alcanzar mi materia

tu esencia etérea, tu partícula vacía,

tu “yo”.

Colisiones de mi mundo pasado

partieron hacia ti,

atravesaron el tiempo sin reloj

que parió horas negras de dolor,

de desgracias

y quantums de energía.

En el mar de estrellas rojas, llego a ti,

Sol de la media noche de las eras,

de los eones,

que ruge con sonidos afónicos.

Voraz, abrazas y recibes con destellos.

Mas me consumes

con tu atracción fatal de belleza indómita.

Salvaje oscuridad

para transformar, para bendecir.

Y todo de ti se deshace, se propaga

en calor que abriga

cuanta realidad se te antoja.

Sol —dragón enfurecido—,

te alimentas de la destrucción lejana

de lo que alguna vez fui.

Entonces, fundes mi destino

con el tuyo, y yo desaparezco…

Pero no, una esperanza de viento brillante

nutre mi mortalidad perenne:

Soy polvo solar

de energía reciclada,

que nace, crea y se desvanece

en la infinitud de los ciclos cósmicos.

Esperanza Angeles Soto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s