Ícaro

No encuentro la salida
en este laberinto de emociones
en que se ha convertido nuestro amor;

afónico de verbos
el diálogo enmudece
y el silencio amordaza las palabras,
nos hemos vuelto sombra,
fantasmales agobios
soportando el cadáver de un amor
hace ya tiempo muerto;

hoy son simples recuerdos
los días de amor intenso
y noches de locura que vivimos,
nos queda una esperanza;

en alas de recuerdos y nostalgias
podemos escapar del laberinto,
y encontrar nuestro amor.

Óscar Pedraza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s