Versus – Oz El Poderoso

El mago de Oz es parte de los clásicos universales que todo persona debe leer y su película de 1939 con Judy Garland es también un clásico. Y dentro de este universo ha habido varias películas, entre ellas de la que hablaremos hoy: “Oz the Great and powerful” (“Oz el Poderoso” en Latinoamerica) .

Producida por Disney en 2013 y dirigida por Sam Raimi (aclamado director de Spider-Man) esta precuela al Mago de Oz inicia en el mismo lugar, las polvorientas praderas de Kansas. Oscar Diggs (James Franco) es un mago que trabaja en un circo ambulante. Nuestro protagonista desea ante todo grandeza, se siente poca cosa haciendo trucos ante granjeros, se percibe su deseo de ser algo más, de trascender pero… no a costa de esfuerzo y sacrificio. No. Nada de eso, Diggs literalmente quiere que esa grandeza le llegue como por arte de magia. En lo que eso ocurre, nuestro protagonista seduce a una mujer para que se ofrezca como voluntaria en el siguiente show donde él se hace llamar Oz. En el show muestra sus poderes y dominio de la magia. ¨Cuando tienes fe en algo todo es posible¨ es lo que una chica discapacitada del público le dice al mago cuando le pide que la haga caminar pero es incapaz de hacerlo y sale huyendo del escenario. Diggs recibe la visita de su novia y es dejado en evidencia que no es un buen partido ya que ella se casará con alguien más adecuado, él menciona que quiere ser alguien grandioso pero en medio de sus cavilaciones es descubierto por otro empleado del circo por coquetear con su mujer y decide emprender la graciosa huida subiendo a un globo aerostático; sin embargo, como es común en Kansas, un tornado hace su aparición y le absorbe; mientras su globo gira y gira en una vorágine de escombros al verse comprometido clama al cielo la promesa de poder ser otro y hacer cosas grandiosas y al parecer alguien le escucha y su globo no sólo no cae sino que sigue viajando llegando a un lugar diferente con picos en forma de sombrero de bruja, flores multicolores del tamaño de un brazo… evidentemente, y como dijera Dorothy a Toto, ya no se encuentran en Kansas.

Tras salir del río es sorprendido por Teodora la bruja buena quien le informa que su caída del cielo estaba profetizada y que el es el mago que se volverá Rey de Oz (como se llama el lugar al cual llegó), palabras que iluminan los ojos a Oz El presuntuoso. Fiel a su costumbre, se dedica a seducir a Teodora y rápidamente ella cae en sus redes.  Tras una noche de baile y romance se dirigen a ciudad Esmeralda encontrando en el camino a Finley, un mono alado en apuros y Oz, el futuro rey, lo rescata de morir a manos de un león, por lo que se hace de su primer sirviente, el cual le jura lealtad eterna como deuda de vida.
En el camino, Oz le confiesa que no es el mago que la bruja cree y le pide que guarde el secreto. Llegan al castillo de Esmeralda donde el mago es recibido y Teodora lo lleva ante Evanora, consejera real y su hermana quien le muestra el trono y las riquezas . Pero Oz descubre que hay una pequeña cláusula entre su trono y él: debe destruir la varita de la bruja malvada que habita en el bosque oscuro. Oz el cobarde duda pero es bien sabido que la avaricia es más fuerte que el miedo y parte hacia su destino. Siguiendo el mítico camino amarillo encuentra la ciudad de porcelana completamente destruida. Finley se acerca de las ruinas y encuentran una muñeca con las piernas rotas la cual le comenta que una noche antes les llegó la noticia de la llegada del mago y todos se encontraban festejando cuando fueron atacados por los monos alados de la bruja malvada. El mago repara con pegamento las piernas rotas de la muñeca y ella se ofrece en ayudarle en su misión y así, al más puro estilo del mago de Oz, nuestro protagonista añade otra persona más a su grupo.
Tras un rápido recorrido por el bosque oscuro llega a un desolado cementerio y encuentra a la bruja malvada. Hacen un simple plan: robar su varita mágica y destruirla, sin embargo la bruja los confronta y se revela como Glinda, la bruja buena del Sur. Ella le pregunta si es el mago y al asentir le explica que en realidad la bruja malvada es Evanora quién convenció a todo mundo que fue Glinda la que envenenó a su padre, el Rey. Mientras tanto en el Palacio de Esmeralda Evanora y Teodora observan cómo el mago está con Glinda. Evanora saca una caja de música y Teodora sorprendida le pregunta que quién se la obsequio y responde que fue el mago mientras bailaban la noche lo cual enfurece a Teodora se enoja. Posteriormente Evanora envía a sus soldados y monos voladores a capturar a Oz y compañía.

Tras una persecución dond Oz decide que su mejor magia es huir, Glinda crea un banco de niebla y llegan a un barranco donde Glinda sugiere que todos se tiren, y tras caer son rescatados por burbujas y trasportados al reino del sur donde el muro protector sólo deja pasar a los de buen corazón y honestos ; temiendo Oz por su vida pero logrando a duras penas pasar.
Al llegar es aclamado por el pueblo quien ve en él la esperanza y la salvación. Oz duda y es sincero con Glinda quien le confirma que sabe cómo es él en realidad: egoísta, débil, embustero pero que si logra hacer que el pueblo crea en él será más que suficiente.
Mientras tanto Evanora y Teodora observan la escena siendo Teodora la más afectada Evanora no pierde un instante y le hace ver que el dolor que siente es consecuencia de la traición del mago. Su hermana le ruega que le quite ese dolor y le ofrece una manzana verde la cual le marchitara el corazón; Teodora duda pero Evanora hábilmente la convence mordiendo la manzana y se da cuenta que la verdadera bruja malvada es su hermana, pero ya es demasiado tarde, el hechizo obra efecto sobre Teodora  transformándose en la malvada bruja verde que todos conocemos. En el sur Glinda le presenta al mago el pueblo del Sur compuesto por granjeros, hojalateros y los munchkins. Oz se da cuenta que no es un ejército adecuado para la misión y Glenda le responde que si fuera fácil no ocuparían un mago.
Justo en ese momento hace su aparición en medio de una colosal nube negra la nueva Teodora, quien atraviesa el muro en medio de una bola de fuego. Somete a OZ haciéndolo bailar como una marioneta, emulando cuando él la seducía bailando. Amenaza que todos morirán cuando su hermana y ella lleguen con su ejercito siendo el primero en morir el mago. Antes de huir roba una escoba y sale volando. OZ aprovecha el caos del ataque para huir, siendo confrontado por Glinda quien le hace ver que él es más de lo que él cree, pero OZ admite que es sólo un embustero. La muñeca de porcelana aparece y pide que alguien la arrulle. Glinda manda a Oz y acepta  hacerlo. La muñeca le cuestiona que si él es capaz de conceder deseos como lo hacía el rey previo, y Oz le dice que no puede, que no es esa clase de mago. Antes de dormirse la muñeca le comenta que tal vez no lo sea pero aun así es un gran mago. Un momento de inspiración a OZ le hace entender cómo afrontar la crisis. Con nuevos bríos acude con Glinda y le dice que ya tiene un plan de batalla: el embustero más grande de la historia dará su mejor show. Desarrolla a gran escala sus clásicos trucos, pólvora fuegos artificiales, engaños, incluso replica un proyecto de imágenes junto a los Tinkers, convencido de que el más grande mago de su mundo, Tomas Alva Edison, era capaz de convertir en posible lo imposible .

Se desarrolla el combate entre el ejército de los sureños, llegando a la Ciudad Esmeralda. En el jardín de las Flores Mortales se despliega una gran cantidad de soldados que son vistos por las hermanas, quienes deciden enviar a una legión de monos voladores a hacerles frente. Al llegar al jardín los monos destruyen a los soldados que en realidad son espantapájaros mecánicos y respiran el polen mortal quedando fuera de combate. Los sureños emprenden la retirada pero Glinda es capturada y llevada al castillo de Ciudad Esmeralda, afortunadamente su varita es recuperada por la muñeca de porcelana. Oz y sus amigos logran infiltrarse al castillo con la ayuda de Nuk dentro de un carruaje. Dentro del castillo Glinda es encadenada y expuesta ante los habitantes de la ciudad por Evanora quien anuncia que la destruirán como ejemplo si alguien quiere desafiarles a ella y a su hermana. En ese momento aparece un globo aerostático y Oz sube a la torre a abordarlo no sin antes llenarlo de oro. Teodora lo señala y le dice al pueblo de Oz que su mago está huyendo demostrando que es un farsante y decide derribar el globo con una bola de fuego, cayendo al suelo en medio de una gran explosión. Todos creen que el mago ha muerto, Finley recoge su sombrero y llora pero un soldado le sonríe y el mono se percata que Oz sigue vivo. Las hermanas inician el castigo a Glinda con rayos y fuego pero de pronto en medio de un enorme viento la cara gigantesca de Oz se proyecta en medio del patio, envuelta en humo y riendo a carcajadas, diciendo que es ahora inmortal y más poderoso que antes. Las hermandas ordenan el ataque, siendo Oz inmune a cualquier intento de dañarlo. Teodora lo ataca sin éxito por lo que decide huir; antes de escapar Oz le dice que si es capaz de recordar su bondad es bienvenida, Teodora grita “Jamás” y huye riéndose en su escoba. Evanora huye dentro del castillo, Glinda es liberada por la muñeca de porcelana y encara en duelo mágico a su hermana. Durante el combate Glinda le arrebata el pendiente esmeralda a su hermana con lo que esta pierde sus poderes y su aspecto cambia a su forma real: una mujer anciana llena de arrugas, entonces es expulsada del reino por Glinda, cayendo por las ventanas pero es rescatada por un par de monos alados y se aleja riéndose en el horizonte.

La película concluye con Oz nombrado Rey dando regalos a sus amigos que le ayudaron y besándose en un clásico cliché con Glinda.

Dos puntos son muy rescatables de esta precuela. Uno es en el aspecto estético pues inicia en blanco y negro con sonido monoaural y hasta que el mago llega a la tierra de Oz inicia el cambio gradual al color y al sonido surround, esto es más notorio si vemos la película con audífonos. El otro es la gran cantidad de detalles que coinciden con los libros clásicos de Baum: Glinda con su nombre original de la bruja buena del sur, Ciudad Esmeralda hecha realmente de ese material. El aspecto de la bruja malvada Teodora y de otros personajes como los munchkins y el respeto a varias locaciones clásicas, como el camino amarillo, la ciudad de Porcelana, el  bosque oscuro entre otros. Donde sí flaquea es en sus actuaciones, las brujas no convencen ni como villanas ni como aliadas. Oz a pesar del buen desempeño de Franco se ve siempre a medio camino entre un patán y un intento de héroe, sin cambios relevantes en su carácter, incluso ya como el Mago de Oz no logra convencer. La trama es muy simple y hay realmente muy poca acción. El efecto de la proyección del mago es muy bueno y la fotografía en general es aceptable. La música pasa sin pena ni gloria a pesar de ser obra de Danny Elfman un histórico músico y leyenda en estos menesteres.

En resumen Oz el Poderoso se queda como su protagonista: con ganas de grandeza pero sin hacer los méritos para obtenerla, siendo una película de carnaval, con trucos muy bien elaborados pero al final del día dignos de un show de circo ambulante.

 

 

Miguel Ángel González Márquez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s