Réquiem Espacial

A David Bowie
(1947-2016)

El Camaleón Hombre terminó su estancia en la Tierra Humana.

Por un capricho, su propio capricho, quiso celebrar su último cumpleaños, regalar su última gloria y abandonar su cuerpo.
Se convirtió en polvo de estrellas y regresó a de donde había venido. Cada día diez las estrellas lucen distintas y la Tierra Humana triste.
Azul.                                                                                                                               Desolada.
A lo lejos: un hombrecito escucha feliz las notas de la guitarra de El Camaleón Ya No Hombre. Y mientras mueve la cabeza y sigue el ritmo con el pie; no sólo demuestra que no está para olvidarlo.
Sino que Sí…. Que sí hay vida en Marte.

 

Antonio Carlin Lynch

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s