Ser feliz sin saber qué es la felicidad

Hay un niño jugando sobre tierra
sus manos son Dioses, forjando el destino de las canicas
con un big bang de polvo
el niño le da forma a otro universo
allí,
el niño ha sabido cortar los hilos de su marioneta
y figurar como una hoja inamovible ante el viento.

¿Qué importa la mugre y el ruido de afuera?

Hay un emperador en la comarca del caico
que quienes lo miran
aseguran
se percibe feliz
el niño;
no sabe en absoluto lo que significa tal palabra
nunca ha consultado diccionarios
ni le ha preguntado a sus mayores
sentir algo
de lo que se imposibilita definir
parece contradictorio
pero de contradicciones están llenas las veredas
y aun así los peregrinos no claudican en su búsqueda.

(Desearía que el niño nunca les preste atención
a los adultos cuando algún día le quieran definir el concepto de la felicidad)

 

José de Jesús Camacho Medina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s