Mexit

Las luces se apagaron en mi casa.
Mis papás y hermanos se dedicaron a desconectar los aparatos para que no se echaran a perder pero yo sabía que eso no era necesario. La luz no regresaría. Lo habían estado anunciando en los grupos de internet desde hacía meses.
El día de la anexión llegaría, el día de la anexión llegaría, el día de la anexión llegaría y finalmente había llegado.
Finalmente seríamos libres. Todo el norte de México se anexaría a América. Comenzó esa noche. Y yo estaba preparado.

Me dirigí a mi cuarto emanando luces de mi celular. Saqué una caja de mi closet en la que tenía el traje de Capitán América y el de Supermán, los más grandes y americanos superhéroes de acción de la historia. No me decidía por ninguno pero como quería que mi hermano mayor también fuera de los sobrevivientes le dejé el de Super, pues a él le gusta más.
—Mario —entré a su cuarto y le dije—, ponte el traje, por favor.
—No quiero.
—Ándale, ponte el traje, quiero jugar contigo —me daba miedo revelarle toda la información, después de todo no sabía si él pudiera ser un espía de los leales.
El ejército de Mexit vendría y cazaría a todos los que no tuvieran un símbolo, una bandera, un traje que indicara el apoyo a la independización del norte de México para formar parte de los Estados Unidos.
Mi hermano me empujó y me dijo que me largara. Le destrozaron la cabeza con una sola bala, quedó ahí en el suelo y entonces pensé que qué estúpido había sido por no ponerse el traje, no había siquiera honor detrás de ello, pues no era de los leales.
You comin with us? —me dijo un soldado de cara afilada. Llevaba un traje camuflado, chaleco con cosas que colgaban.
Of course —respondí en el inglés más perfecto que pude—. I despice the wrong loyalty of my parents and my brother.
Thanks… they are dead now… get in the truck and stay out of trouble.
Thank you, sir.
Me llevaron en una camioneta grande junto con otras personas, había muchas de esas en realidad, íbamos ahí entre tanques, jeeps y camiones verdes; gente de todas las edades con banderas como capas o como parte de su ropa y sombreros: pijamas, pants, leggins, bikinis, t-shirts, shorts, zapatos, chamarras, lentes, etc. También como diferentes superhéroes. Unos no usaban la bandera nueva, sino la confederada.

Una señora preguntó que a dónde nos llevaban y un soldado respondió que a New Auschwitz. Todos los fieles nos fuimos cantando y coreando diferentes himnos y canciones en inglés mientras esperábamos finalmente ser parte del american dream…

 

 

Jorge Chípuli

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s