A la cocción de unos labios

Que pueda el camino subir hasta alcanzarte.
Que pueda el viento soplar siempre a tu espalda.
Que pueda el sol brillar cálidamente sobre tu rostro
y las lluvias caer con dulzura sobre tus campos,
y hasta que volvamos a encontrarnos
que Dios te sostenga en la palma de su mano.

Oración irlandesa

(A Luis)

Oscuridad fruto de oscuridad

nosotros y nadie

apedreándonos

yo sobre ti, irrescatable

sufro, me derramo fácilmente

te miro…

Y llueve de tu frente el sacrílego sudor

de pronto floreces encima, adentro… fuera

te unificas al silencio

me encuentras avergonzándome

de mujer melancólica que soy

luego mis pechos mudos para tocar

la soledad de tus manos

así es que,  llueve desamparado

como mi cuerpo

violentándome con tu almíbar

deshonrando el aliento de mis pulmones

para obligarme a la rotación de tu ombligo

para no sentirnos solos en el mundo

es preciso tus desmemoriados labios

a confesar contra mi nombre.

Sosegadamente calla la dicha cruelísima

desvencijándonos de entero

viste con gladiolos la habitación

los muebles de tu casa

la perra que aúlla desde el temblor nocturno

y con toda calma sedientos de lengüetear lágrimas

mientras que llueve de verdugos con tu nombre

convocando tu masturbación, tus gotas de plata.

 

Y lo sabes bien …

Agonizo.

 

 

 

Sandra Valenzuela

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s