Festival de poesía de Medellín… en Monterrey.

“La poesía no tiene tiempo, el que la lee la rescata,
 la hace presente y luego la regresa a su eternidad”
Doménico Cieri Estrada 

El lugar es una casa antigua, y derruida (en realidad la mayor parte de la construcción de sillar no tiene techo), es en el centro de Monterrey, casi forma parte del barrio antiguo: Diego de Montemayor y Washigton, el Parián 47 para mayores señas.

El viernes 17 del presente mes de agosto fuimos convocados por Gloria Veleazquez a un evento de lectura de poesía, Regresemos a los pueblos, para sumarse a la invitación del Festival de Poesía de Medellín.

Gloria toma el micrófono y nos cuenta el nacimiento del evento: En 1991 se celebra en Medellín, Colombia el primer festival de poesía de Medellín. Eran los tiempos de la guerra del narcotráfico contra el gobierno. Muertos. ataques con bombas, secuestrados, sangre. Algo que los regios, y México entero, han conocido de primera mano. Colombia buscaba paliar sus heridas, ¿qué mejor forma de hacerlo que recurrir a la palabra? esa que consuela, que conforta, reta, aturde, levata. Los festivales tuvieron asistencias multitudinaras, hasta mil quinientas personas en esa su primera edición.

¿Y Monterrey? Gloria nos sigue narrando que Colombia invitó a todo mundo, casi literalmente, a que se unieran a su festejo y a su evento convocando a lecturas de poesía en donde se quisieran organizar. Gloria tomó la batuta y organizó el evento, como toda una promotora cultural profesional, e invitó a sus amigos autores, a sus amigos lectores, a sus amigos que tienen el gusto por la poesía y algún otro colado como tu servilleta a unirse a la fiesta.

Y heme ahí, comiendo papas y bebiendo cerveza, escuchando con asombro y gusto a los lectores y escritores que, en la mayoría de las veces aclaraban al inicio de su lectura “yo nunca he leído en público” y tímidas disculpas anticipadas similares. Eso no importa y nunca ha importado a no ser que seas un mamoncillo de la escena poética local que exijas dicción perfecta y textos elevados.

El repertorio fue tan variado con ameno. Poetas inspirados, lectores arrojados. Alguien recitando de memoria versos de su apetencia, el Sr. Mario Puente Rivas de ochenta y tres  años por ejemplo, o bien Gloria Fernanda Larios Valdés de ocho años apoyada en su celular para leer poesía que disfruta. No hay edad para la poesía dice alguien por ahí.

Otras participantes nos trajeron poesía traducida del huichol, o nos recordaron el Nocturno a Rosario nos sin antes dejarnos conocer la trágica vida del freindzoneado tal vez por sufrir mamitis severa, Manuel Acuña.

¿La idea del evento? Ayudar a esta tierra a lamerse las heridas. A buscar ser más humanos en el buen sentido, en el poético sentido de la palabra.

Acostumbrado a acudir a eventos literarios donde son más lo lectores que los asistentes puedo decir que este evento fue un gran triunfo de su organizadora y participantes. En horabuena.

Felicidades, Gloria.

Y busquen poesía en el Ojo de Uk que también hay.

 

Samuel Carvajal Rangel

Anuncios

Un comentario sobre “Festival de poesía de Medellín… en Monterrey.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s