Conectados

Al nacer me conectaron,

nuestros lóbulos marcados,

con un nanochip implantado

de última generación fabricado.

 

Oí su voz por primera vez,

y pensé que era la cuarta luna,

que roja grana,

mi habitáculo alumbraba.

 

“Soy Asej. Vivo en la estrella

más próxima. Seré tu guía”, dijo,

y a mí tanta presentación se me

hizo demasía.

 

Me animaba a levantarme,

me animaba a gatear,

me cantaba por las noches,

y así fue como empecé

a crecer, en una semana y

dos días.

 

De mi habitáculo salí,

me asignaron un trabajo,

ya caminaba y andaba,

con su voz como armadura,

que apaciguaba mis dudas.

 

Le preguntaba por todo,

“¿Y cómo se hace esto?”,

“Ven aquí, no seas loco,

no corras ningún riesgo”.

 

Su voz aterciopelada,

la imaginé blanca perlada,

susurrándome al cerebro

frases de aliento.

 

Un día por trabajo

viajé a su estrella,

le busqué, hallé sus señas,

y le encontré acomodada

en su silla de ruedas.

 

Le mire, me miró,

pero ya no me hablaba,

ambos mudos nos quedamos,

contemplándonos al lado,

porque está prohibido

el contacto, aunque estemos

conectados.

 

 

Lucía Pradillos Luque

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s