Versus – Black Lightning

Generalmente en El Ojo de Uk no reseñamos material del género superheróico porque los editores estamos de acuerdo en que otros espacios ya le dan suficiente cobertura. Marvel y DC (seguidos por Image) son actualmente las editoriales que absorben la mayor parte del pastel de ventas de cómics del género en Estados Unidos, y desde que nuestro amistoso vecino trepamuros debutara en la pantalla con gran presupuesto, hemos vivido casi veinte años de furor por las mallas y las capas en el cine que lamentablemente no se reflejó en el aumento de ventas de historietas.

Sin embargo a finales de enero de este año, ocurrió algo que nos llamó la atención, y que se convertiría en un fenómeno mundial: “Black Panther”.  Recaudando casi 700 millones de dólares en taquilla tuvo el tercer debut con mayor recaudación en la historia de las películas del universo Marvel (sólo superada por “Infinity War” dos meses después, y por “The Avengers”), pero más allá de eso: atrayendo la atención del mundo al fenómeno del afrofuturismo. Aclamada por la crítica por contar casi exclusivamente con un elenco afrodescendiente, la frase “Wakanda Forever” se convirtió este año en un símbolo tan poderoso que resulta tentador compararlo con el “Black Power” de hace cincuenta años.

Es válido decir que “Black Panther” hizo visibles masivamente a los superhéroes de color, sin embargo, injusto sería decir que fue pionera: “Luke Cage” llegó a Netflix en 2016, siguiendo el éxito de otros superhéroes de Marvel como “Daredevil” y “Jessica Jones”, con una recepción muy positiva… pero de Power Man no me toca hablar a mí, sino a Laura, con quien hago dupla en el “versus” que hoy te presentamos.

Unos días antes del estreno en cines de “Black Panther”, otro superhéroe negro haría su aparición, primero en TV y posteriomente en streaming por Netflix, y es de él de quien me tocó hablar: “Black Lightning”, personaje creado en 1977 por el escritor norteamericano Tony Isabella, y el ilustrador guyanés (es decir, de Guyana) Trevor Von Eeden.

¿Cuál es la historia del personaje en la cultura popular? Aunque el título sólo duró diez números antes de ser cancelado, Dennis O’Neil lo mantuvo presente como invitado en otros cómics, apareciendo en 1983 dentro de los Outsiders del universo de Batman, con imagen y poderes restaurados. A mediados de los 90’s volvió a tener un relanzamiento breve y posteriormente protagonizó la miniserie “Año Uno” en 2009.
Y por si te lo estás preguntando, efectivamente “Volcán Negro” de los Superamigos de 1978, es el mismo personaje.

Pero volvamos al presente: Originalmente el show sería desarrollado para FOX en 2016, sin embargo descartó el proyecto y fue The CW quien lo retomaría. Creado por Salim Akil y su esposa Mara Brock; encontraría un espacio en las pantallas bajo la producción ejecutiva del veterano Greg Berlanti, quien ya tenía bastante experiencia serializando exitosamente a los superhéroes de DC para The CW.

Nuestra historia comienza en Freeland, una distrito predominantemente negro en el que Jefferson Pierce trabaja como director de la secundaria local, esforzándose para que los muchachos no se metan al negocio de las drogas y la delincuencia, representada por una pandilla conocida como “Los Cien”, quienes además manejan la trata de personas y la prostitución. Jefferson es un tipo respetado por la comunidad que guarda un secreto: sus poderes eléctricos le permitieron ser hace años el vigilante “Black Lightning”, pero debido a que esto arruinó su matrimonio con Lynn, y por temor a represalias a sus hijas Anissa y Jennifer, fingió su muerte a manos del mafioso Tobias Whale, nueve años atrás.

Pero cuando sus hijas son secuestradas por Los Cien y llevadas al motel donde manejan la prostitución, ningún padre, lance rayos por las manos o no, se podría quedar cruzado de brazos, y animado por su mentor Gambi, el sastre local, tenemos que decir: “Black Lightning is back!” rapeando. Esto no le hace gracia a Lala, el líder Los Cien, quien al enfrentar al vigilante termina arrestado, y es aquí donde Tobias se asegura de no dejar cabos sueltos, entrando a su celda gracias a oficiales corruptos, y estrangulándolo. Tenemos que mencionar que Tobias Whale es un personaje tan interesante y tridimensional como Jefferson: si bien es de raza negra, es también albino, lo que le causó el rechazo de su padre; el respeto que impone se debe a que asesinó a Black Lightning, pero es evidente que este al haber vuelto, pone por completo en riesgo esa posición de poder y se convierte en una meta personal, el asegurarse de que los muertos, muertos estén para siempre.

Dentro de la cultura afroamericana, el cristianismo y el canto gospel forman una parte medular. Al inicio de la serie y ante la ola de violencia, el reverendo local llama a una marcha por la paz en las calles de Freeland, y es ahí donde Tobias ordena a su henchwoman Syonide que atente contra los manifestantes, y dice una de las frases que definen mejor a este antagonista y su mentalidad: “Malditos negros. Se quieren ir al cielo… pero no se quieren morir” frase terrible escrita por la guionista Jan Nash.

Podría hablar de cómo Los Cien introducen la droga “Green Light” entre los estudiantes de Freeland; de la estructura de poder que rige por encima de Tobias, quien debe obedecer a Lady Eve (la gran matrona de la mafia en Freeland) e incluso del origen del supervillano Painkiller (Khalil, ex novio de la hija menor de Pierce); o de cómo Gambi resulta ser más de lo que aparenta, e incluso de la llegada de Thunder, super heroína que no está muy de acuerdo en que Black Lightning la vea como su “sidekick” pero estaría distrayéndolos de algo que me parece más interesante, y esto es, la dinámica familiar de los Pierce.

A diferencia de las series de TV de Marvel cuyo tono es más orientado a público adulto, y de las películas de Warner basadas en superhéroes de DC, que son muy oscuras; The CW aquí nos ofrece una serie con mucha acción, pero también un drama familiar. Pierce, hombre maduro con un trabajo estable, sigue enamorado de su ex esposa Lynn, una respetable doctora, y se esfuerza por criar a sus dos hijas. Nissa además de ser maestra, es una feroz activista de los derechos civiles, encarnación del movimiento #BlackLivesMatter y Jennifer, una adolescente estudiosa con un futuro prometedor, pero muy enamorada de su novio. Los Pierce son padres amorosos y abiertos, pero es imposible no tragar saliva cuando Jennifer, apelando a la confianza que durante años se ha forjado con sus padres, les hace saber que está lista para perder la virginidad con su novio. También Jefferson tendrá que tomar una decisión muy difícil, justo cuando parece que se reconciliará con la mujer que ama (pero que odia a Black Lightning) las circunstancias lo obligan a ponerse de nuevo el traje.

¿Mi recomendación? Si son jovenes, encontrarán acción en la forma de peleas, persecuciones, y como un antifaz y unas mallas pueden salvar la brecha generacional. Si son padres, los dejará pensando en que aunque tuviéramos poderes, no sería suficiente para sentir que nuestros hijos están listos para enfrentar un mundo de drogas, violencia y tentaciones, pero también que la mayor responsabilidad no es tener grandes poderes; sino hacer que nuestros hijos se conviertan en personas útiles para su comunidad.

La primera temporada está disponible en Netflix, la segunda se estrenará en Estados Unidos el próximo 9 de octubre.

Así que ya saben… Black Lightning is back!

Abraham Martínez Azuara “Cuervoscuro”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s