Supervivencia

El mundo se había desplomado y yo luchaba por mantenerme vivo, la supervivencia se había vuelto parte esencial de mi vida, no sólo me jugaba la vida cada vez que asesinaba a más de esos demonios putrefactos con rostros destruidos y muertos, también mi cordura. Entré a una casa con la esperanza de refugiarme, sin embargo para mi sorpresa uno de ellos me estaba esperando y me observó fijamente a los ojos con su mirada perdida y vacía sin emoción alguna. El tiempo de titubear ya se había acabado para mí después de tener que enfrentarme continuamente a las bestias.

—¡Muere! —grité propinándole a la criatura un golpe con mi martillo y la rompí sin mucho esfuerzo haciendo que la sangre me salpicará.

No tuve tiempo de reaccionar para cuando otro de esos muertos vivientes se abalanzó sobre mí, era más chico por lo que seguramente se trataba de un niño. Traté de alejarlo con mi pierna y volví a golpear con fuerza estrellando mi martillo contra su mandíbula que se cayó sin problemas. Lágrimas cayeron por mis mejillas al asesinar a esa criatura que anteriormente fue un inocente infante pero no había nada que yo pudiera hacer por ellos… Ni siquiera por mi propia hija a quien tuve que asesinar con la mano temblorosa después de que uno de esos monstruos la mordiera.

El mundo estaba más que acabado y el infierno se había alzado sobre la tierra. Desde la azotea de la casa pude ver cómo más bestias rodeaban la construcción, su olor penetrante me provocaba un intenso dolor de cabeza imposible de evitar y la sangre, órganos y sesos se hallaban por todos sitios esparcidos por el suelo. Un sonido logró llamar mi atención; una puerta rompiéndose, supe que estaban cerca y respiré hondo preparándome para el fin, preparándome para reencontrarme con mi familia otra vez…

Desperté con una luz cegándome, todo a mi alrededor era de un blanco celestial y supe que mi fe me había conducido por el buen camino, mas todo era una farsa. El olor regresó y estrellé mi cabeza contra el suelo.

—Aquí tenemos a Víctor Padilla, el lunático que ve muertos en todos lados —dijo una voz rasposa desde mi espalda y al girarme pude a ver una de las bestias con bata y anteojos.

 

Jesús Cordero

Anuncios

Un comentario sobre “Supervivencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s