Invasión Zombie: Tren a Busan.

Entrando en terrenos ajenos me toca reseñar una película de horror, y para ser más específicos: de zombies. Tren a Busan.

Asia nos invade desde hace mucho tiempo pero le toca el turno a Corea, no te asustes, Trump, es Corea del Sur. Y si no me crees date una vuelta a Pesquería, Nuevo León, alias Pescorea, la casa de KIA.

El producto en cuestión es una historia de sobrevivencia, finalmente de eso se tratan las historias donde hay zonbies o Leyes de Seguridad Interior: Hay que luchar denodadamente contra el mal aunque este nos lleve mucha ventaja o mayoría de votos.

En una mini introducción bambi nos advierte de qué va la pelí: horroroso.

Posteriormente la presentación de los personajes, su mundo y sus conflictos: El padre adicto al trabajo con la hijita viviendo lejos de su madre separada de su padre. Lo vemos agandallar en la bolsa de valores, entregar el regalo equivocado, faltar a un evento escolar y buscar redimirse accediendo a llevar a su hija a la casa de la madre en Busan.

Finalmente nos montamos en el tren que sale de la estación de Seúl y conocemos al resto del elenco: El equipo de beis con todo y porristas y bats; el empresario que piensa que los pobres lo son por gusto, de seguro vota por el PAN; las hermanitas Mibanco: una humilde y la otra gandalla, han de ser del PRD; los empleados del ferrocarril que por todo se disculpan, de seguro del PT; la mujer embarazada esposa del que todo lo quiere arreglar a golpes, ha de ser porro del PRI; el pordiosero que se salvó por los pelos (¿Morena?) y, claro, la chica que alcanza a subir al tren de milagro y de contrabando que infectará al resto de los pasajeros (¿Marychuy?).

Como todo film de terror que se respete, es preferible elegir un claustrofóbico ambiente, recuerda Alien, para que la acción sea efectiva y acongojante. Y aquí lo logramos en un tren que no se puede desviar ni detener.

La película contiene escenas de acción y de tensión dramática genialmente montadas, sólo por ello valdría ver la obra. Sin embargo, leyendo lo que dicen las letras chiquitas, el verdadero valor del metraje se encuentra en el comportamiento de las personas en tiempos de crisis.

Quien es maldito lo seguirá siendo hasta la aparición de los créditos; quien es entregado lo mismo. Aquí el chiste está en poner a prueba a los personajes en situaciones extremas con dilemas morales de no fácil resolución. ¿Matarías a tu chica sabiendo que está infectada? ¿Sacrificarías tu vida por la de tu mujer y futuro hijo? ¿ Dejarías que se muera el tren entero con tal de salvarte tú? ¿Votarías por el que te regaló los gasolinazos pero te promete que te va a hacer tu país del primer mundo? Muy difícil en verdad.

El montaje no deja de ser genial, algunas secuencias de acción no le piden nada al cine gringo, la tensión dramática te pone al borde del asiento, los efectos especiales logran su cometido. Amén de las innovaciones del género: Los zombies no son lentos ni tontos, bueno, tal vez cambien su voto por una torta de cerebro pero no pasa de ahí y corren como locos. La “infección” es más veloz que la chikunguya; la coreografía supera a Michel Jackson y su Trhiller.

Y, aunque me critique Abraham Martínez, la ciencia ficción difícilmente deja de ser pesimista (Internet no neutral, Ley de seguridad interior, Misiles norcoreanos que nos alcanzan a pegar, supera eso, Cormac McCarthy) pero el final de esta película no lo es. Te deja una empalagosa nota de esperanza, casi como si se tratara del afamado Solarpunk.

El cine asiático cumple con estándares de calidad bastante elevados, el director Sang-ho Yeon tiene también una obra en animación que funciona como precuela de esta película: Seoul Station, aquí el trailer: https://www.youtube.com/watch?v=x_Qdxk-SGc0

Si quieres ver Estación zombie: Tren a Busan la puedes encontrar en Netflix antes de que se les ocurra cobrarte por acceder a Netflix para que pagues por ver su contenido, o bien, si la distopía ya te alcanzó: búscala con tu pirata de tu mercadito favorito.

Vale mucho la pena, ve a verla.

Samuel Carvajal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s