Hemorragia – 6 de 10

51

Me atrae la sangre. Su aroma dulzón. Me recuerda a las puestas del sol en las que el mar devoraba el astro anaranjado.

52

Esta hemorragia no la puedo parar. La yugular lanza chorros hacia el fondo abisal. Los peces ciegos y pálidos se tintan de bermellón.

52

Besos nocturnos. Besos en tu clítoris. Besos bermejos.

53

Una faz ensangrentada. Una tierra sanguinolenta. Un corazón sin sangre embotellado en formol.

54

¿Hasta dónde quieres llegar? Prometeo prematuro, si no tienes ni una gota de sangre todavía.

55

Caos de venas picadas. La sustancia blanca se mezcla con la sangre cansada en la jeringuilla usada.

56

Elegiste mal el número. Era la cifra de la sangre. Tus manos ya empezaban a mancharse.

57

Salpicaduras en el delantal blanco. Gritos silenciosos estampados.

58

El fluido rojo estaba caliente y derretía la escarcha. Estabas sentado y encogido, inmóvil. Las palabras del te quiero, llegaban tarde. Chupé la sangre para recordarte.

59

El caminante de la senda nacarada lleva collares de huesecillos que anuncian su presencia a los ciudadanos coagulados cuando al alba poliédrico despuntaba la sombra del espino lleno con bolsas de plasma de pago.

60

La muerte no es negra. La muerte es de color blanco nuclear. ¡Y tú! ¡ Mísera gotita de sangre! No te niegues a blanquearte..

Joan Balarde

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s