Hemorragia – 5 de 10

41

Ha pasado una hora y otra y otra, te podré contar que el péndulo roba mi sangre, que las manecillas se llevan mi sangre, que los engranajes chupan mi sangre. Todos, todos, todos, quieren mi sangre.

42

Hay afán de vampiro. Hay ansia de licántropo. La marca que queda siempre es la misma. Rojo de los rojos, rojo de los rojos profundo. ¡Grita! ¡Salva tu cuerpo!

43

Una noche como un día. Un día como una noche. Una bestia como tu sangre. Sangre como tu bestia.

44

Fluidos en la oscuridad. Dedos famélicos que palpan. Hambre que busca calor.

45

No llores sangre mi niña. No viertas rubíes. Deja que la oscuridad te cicatrice.

46

Una calma espesa como la sangre a medianoche. Un espejo para clavarse sobre los que hay cuervos.

47

No hay músculos, ni cartílagos, ni huesos, ni esqueleto. Hoy es un día despejado, tranquilo, con luz sanguínea y venas cargadas.

48

Sangre concentrada en el vaso de los enigmas. Escupitajos y vueltas. Las claves se dispersan.

49

¡Es el fin! ¡Es el fin! Gritan. Llueve sangre. Pero mi lengua se desenrolla y en busca de las gotas rojas. Me relamo.

50

¡Zummmmm! ¡Zummmm! ¡Plaf! El mosquito aplastado deja una mancha viscosa en el cristal. Su ADN destrozado, es testigo de las pieles que perforó en busca de la corriente del fluido vital.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s