A treinta años de Robocop

En México y otras partes de América Latina, hablar de los cuerpos policiacos equivale a la mención de muchos  calificativos que quizás ahora el lector está repitiendo para sí: incompetencia, brutalidad, corrupción, prepotencia, cinismo, extorsiones, atropellos, abusos, complicidad con el crimen, etc. Específicamente la matanza del estudiantes el 2 de Octubre en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco en 1968, fue un detonante para que elementos dedicados en apariencia a la seguridad pública se dedicaran a suprimir a un grupo específico de la población mexicana: los estudiantes. Un caso similar que no aparece en los libros de historia fue el de la “Liga 23 de Septiembre” que aunque oriunda del estado de Chihuahua, tuvo su principal trascendencia en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, desencadenando  una guerrilla estudiantil en los años setentas, que aunque no con cifras tan estratosféricas como las del 68, también concluyó con una matanza estudiantil pertrechada por fuerzas policíacas. A la fecha es un reiterante del estudiante tapatío el ser molestado por gente armada de uniforme, en la mayoría de las ocasiones sólo por el pecado, crimen u osadía de ser estudiantes.

Ahora en relación a nuestros vecinos del norte, ¿Cómo puede ser o haber una auténtica crítica al sistema policíaco? Su corrupción también es muy notoria en ramificaciones como “The Border Patrol”, conocidos por los mexicanos simplemente como “La Migra”. Una de las mejores respuestas nos la dio hace treinta años el celuloide, por medio del género de Ciencia Ficción: Robocop. En 1987 el director holandés Paul Verhoeven logró una interesante visión del neoliberalismo estadounidense que tanto predicaba Ronald Reagan, donde una empresa se convierte en un monopolio que controla a la ciudad de Detroit (emblema de la industria norteamericana como en México lo es Monterrey) y que pretende que la clase alta viva en una metrópolis futurista llena de lujos a manera de una utopía, con el único problema de no saber qué hacer con el crimen, el desempleo, la inadaptación social y la pobreza (al respecto de la Sultana del Norte, es curioso como todos esos temas son tratados y reflejados por el escritor Eduardo Antonio Parra). Por lo que recurren también a un cliché del cine de Ciencia Ficción, el robot que confronta al humano como una metáfora del opresor y oprimido tal como ha sucedido en cintas como “Metrópolis” (1927), “Terminator” (1984), “Oestelandia” (1974) o incluso la computadora “Hal 9000” de “2001 Odisea del Espacio” (1968). Con dos características innovadoras, primero que nada el robot ahora es un policía y en segundo, se le insertó el cerebro de un policía muerto (cuyo nombre fue Alex Murphy) y lo peor de todo es que heredó sus emociones y recuerdos, lo que en un sentido estricto del género lo convierte en un cyborg. Para muchos Robocop fue la mejor cinta de Ciencia Ficción de los ochentas, como suele suceder la segunda parte fue muy decepcionante, aunque superada arduamente por la tercera que se filmó ya en los noventas, donde el personaje se une a los oprimidos y se enfrenta a un Samuray-Robot, metáfora de la naciente guerra comercial de su tiempo entre Estados Unidos y Japón, sin embargo, no pudo superar a la primera donde se rompió un cliché del robot cinematográfico que ataca al humano ahora no por rebeldía a su creador, sino porque la máquina también fue hombre y en consecuencia entiende su propia maldad.

El éxito de Robocop como fenómeno fue trascendental, saltando también a las viñetas. En México a principios de los noventas se editaron los primeros 25 números del policía mecánico en cómic y las adaptaciones de las entonces dos películas por Grupo Editorial Vid.  El dibujo en su mayoría corrió a cargo de Lee Sullivan con argumento de Alan Grant. En la saga aunque se supone que estaba ligado al filme y dichas aventuras se desarrollaban después de la segunda versión, tenían una crítica policíaca mucho más notoria, a tal grado de convertir al personaje en un asesino en serie que primero advertía y después de que el adversario le haya disparado a su armadura impenetrable, no dudaba en sacar su pistola y quitar la vida de todo agresor, así fuera culpable o no. La típica metáfora de lo que en América Latina hemos definido con palabras fuertes: “El Policía Hijo de Puta”.
Dicha mini serie contó con temas muy variados e interesantes, como la lucha del hombre que vivía dentro de la máquina y el cómo pasó a ser inmune a la programación de su empresa, luego de tener a su bella compañera desnuda y ofreciéndole su cuerpo. Además de un antecedente de lo que sería el posterior filme de “Parque Jurásico”, donde Robocop se enfrenta a auténticos dinosaurios creados genéticamente en un parque de Detroit, cuyas jaulas fueron abiertas por un traidor, sin mencionar una inverosímil aventura en África del Norte donde es reprogramado y modificado para cumplir funciones militares, al final terminó por aliarse a terroristas árabes que combatían con españoles que traicionaron al “Pentágono”, lo más probable es que fuese una justificación de algún movimiento realizado en Gibraltar, pues para empezar España no cuenta con la tecnología que ahí se mostró, ni mucho menos tiene la fuerza armamentista para invadir de la forma argumentada. Hubo también una crítica bastante fuerte al “Súper Héroe Norteamericano”, por vez primera el policía es el que tiene la razón al reprimir al vigilante enmascarado que toma la ley en sus manos, entre otras muchas sátiras a los medios de comunicación, sobre todo a la T.V. que en ese tiempo aún reinaba en la manipulación, antes de la aparición de su majestad el  internet.

Luego de dichas publicaciones, sería de esperarse que el personaje ya no apareciera en versión cómic, pero hay que tomar en cuenta la participación de un autor de culto de la narrativa gráfica estadounidense que desde un inicio formó parte dela saga de Robocop: Frank Miller. Nacido en 1957 en Olmie, Maryland, Estados Unidos, pero residente desde niño en Montpelier, Vermont, Massachusetts, es ya un clásico y referente de la historieta a nivel mundial. Su novela gráfica, “The Dark Knight Returns” (El Regreso del Caballero Nocturno), está catalogado por la crítica como la tercer mejor obra de cómic norteamericano de todos los tiempos, precedida por “Watchmen” en segunda y “Maus” en primera (Estos son criterios propios de jurados y premios por lo que no es una imposición para el lector).  Aunque también hay que identificarlo como alguien que ha tomado mucha influencia de otras partes, pues el estilo de “Sin City”, no fue una aportación suya como muchos lo creen, sino del argentino Alberto Breccia, además de que la narrativa en “Ronin”  tiene mucho del manga, “El Lobo Solitario y su Cachorro” del guionista Kazuo Koike y el dibujante Goseki Kojima. Sin embargo, en la actualidad es bastante conocida su aportación cinematográfica en las adaptaciones de sus novelas gráficas “300” y “Sin City”, ambas obras no han sido tan bien criticadas como las primeras partes; pero sin duda su mayor atrocidad dentro del celuloide fue la versión de “Espirit”, se llegó a comentar que volvió a matar a Will Eisner o que hizo que se revolcara en la tumba.

Irónicamente su primera participación en el séptimo arte no fue ninguna adaptación del noveno, sino precisamente “Robocop 2”, claro que la primera parte nada tuvo que ver con él y que fue escrita por Edward Neumeier y Michael Miner, ambos le dieron una trama única a toda la saga, pero Miller fue el encargado de realizar el guión de la mencionada secuela, que en un principio se dijo que era infilmable, aunque en realidad, tenía una extrema violencia y crítica social que no podría lograr los intereses comerciales que se buscaban, por lo que fue obligado a cambiar el guión en varias ocasiones, lo que dio por resultado la película que conocemos, que sin embargo, fue mejorado en la tercera versión que no por nada también estuvo sujeta a la reescritura.

No fue sino hasta el 2003 que en base al guión original que no llegó al cine, se produjo una novela gráfica del personaje con adaptación de Steven Grant y un muy buen arte de Juan José Yip, publicado por una editorial independiente que no alcanzó a ser parte del monopolio de las dos marcas estadounidenses tan conocidas en el mercado de la historieta comercial.

La historia concebida por Miller tiene un universo similar al de la segunda y tercer película, una huelga de policías, notificaciones de desalojar a los pobres del viejo Detroit para construir “Delta City”, al extremo de comenzar a demoler los edificios aún habitados, donde un padre muere al salvar a su pequeña hija, no es otra sino el personaje de la última entrega cinematográfica que ahora no es una experta en computación y es secuestrada por aquellos que venden niños a familias estériles, ahí es cuando aparece la figura de Robocop como uno de los pocos oficiales en servicio. Salva a la niña y no deja de comportarse con una violencia implacable al confrontar a los traficantes de niños. De ahí conocemos la figura de una hermosa mujer que crítica los juguetes basados en el policía mecánico, argumentando que fomentan las cuestiones bélicas en los niños, su nombre ahora es Pop Margaret Love, psiquiatra que se vendió a la OCP. Misma compañía que creó a Robocop, que desea construir Ciudad Delta y que provocó la huelga policíaca; ahora ella es quien se encargará de reprogramar a Murphy. Lo más probable es que haya sido una notable crítica al autor de “La Seducción del Inocente”, que además de ser un perfecto imbécil, fue psiquiatra y responsable de la más grande censura que ha sufrido el cómic estadounidense sólo por escribir un libro sin argumento ni sentido alguno. Muy diferente fue el caso mexicano en donde las historietas fueron censuradas por alfabetizar y educar radicalmente a la población, osadía que el gobierno era incapaz de tolerar.

Volviendo con este defensor del futuro, es necesario comentar que dicha mujer es extremadamente más bella y sensual a la que aparece en la segunda película y ahora no es amante del viejo (el dueño de la OCP que no es conocido por otro nombre, crítica del odio a los grandes jefes de las empresas norteamericanas), esta al contrario siempre muestra unas enormes bubis y en ocasiones unas piernas muy estéticas. Su encuentro con Murphy es después de que pierde el sentido luego de trabajar 76 horas seguidas y desmayarse  mientras su compañera Lewis sometía a un vago mucho más corpulento que ella, aquí es de igual manera mucho más bella y sensual que la actriz que la interpretó en las tres películas, sobre todo cuando aparece con las ropas desgarradas al más mero estilo Miller. Ya en rehabilitación, la mencionada psiquiatra confronta al protagonista al descubrir que aún tiene sentimientos y raciocinio humano, lo tortura psicológica y físicamente con descargas electrónicas, de ahí sale a probar los intentos de Robocop 2, que al igual que en el filme, no dejan de provocar carcajadas en el lector. De ahí descubrimos aspectos de Alex Murphy que no por nada tiene muy en común con Frank Miller, en específico el catolicismo en base a su ascendencia irlandesa, elemento que semióticamente está muy presente en toda su obra, aquí no es la excepción, dicha mujer antagonista siempre tuvo un crucifico colgado de su cuello, con dichas referencias fue que tomó la decisión de ya no utilizar policías moralistas para Robocop 2, ahora no existe Caín ni tampoco el tráfico de “Nuke”. Esta female fatal prepara toda una trampa para la creación del nuevo cyborg, hay que señalar que ante la huelga policíaca OCP preparó a su propio escuadrón o grupos de choque como se conocieron en México (en pocas palabras, los que dispararon contra los estudiantes en 1968).  Ahí viene una salvaje confrontación entre Lewis y un demente con cara rajada, las escenas impactantes al dejar a la bellísima oficial con las ya mencionadas ropas desgarradas mostrando un cuerpo esplendoroso, dicho atacante de nombre Kong es el candidato para reemplazar a Murphy, adicto a las anfetaminas. Al respecto, Robocop no duda en disparar y exterminar a dichos elementos no policíacos defendiendo a los inquilinos de un edificio que estaban siendo desalojados a la fuerza (esta escena recuerda un tanto al personaje de Daredevil que si bien no fue su creación, sí fue arduamente renovado por Frank Miller) al ver a sus compañeros baleados por el policía mecánico, el odio de Kong se desata, su primer duelo no deja de ser arduamente rico en las secuencias, siendo derrotado por “El Defensor del Futuro”, lo que no sólo incapacitó al psicópata, sino también al protagonista al recibir varios disparos de bazookas, pese a salir victorioso.

Posteriormente viene la confrontación que también aparece en la película entre Robocop y la esposa de Alex Murphy, que en esta novela gráfica se muestra mucho más radical mostrando a la mujer embarazada frente a los restos de su esposo sin brazos ni piernas, sostenido sólo por cables. Las palabras de la psiquiatra son tremendas: “Retira el plástico, el metal y los cables y no eres más que unos trozos en la mesa del forense. No eres ni un cadáver”. Ahí fue cuando dicha mujer de gigantescos senos y minifalda implanta las ya famosas órdenes ridículas. Sí aparece el momento en que al cerrar la bomba contra incendios, los niños le graffitean el “patéame” en la espalda y los absurdos disparos contra el fumador que en esta historia es más protagónico y pretende abordar un tren. Ahora es necesario añadir que dicha mujer trata de inculpar a Robocop de la muerte del jefe Reed de la policía de Detroit con un atentado pertrechado por sus ya mencionados escuadrones de choque cuyo nombre es “Rehabs”, un francotirador le da en la frente siendo Lewis testigo de los hechos, ella persigue al homicida y las secuencias tanto del tiroteo lo mismo que su persecución automovilística son impactantes, pero superadas aún por la pelea entre la oficial y el asesino, un duelo de navajas ganado por Lewis. Es ella quien recluta a los policías en huelga para recuperar la ciudad, esto en el momento justo, pues al instante aparece Robocop 2, previamente el original ya había acabado con Kong al más mero estilo “Pulp” de “Sin City” y otras historietas de Frank Miller, disparándole en la mano en que sostenía una granada.

Así comienza el siguiente capítulo, que ya es de lleno el primer duelo entre los dos Robocops.  Al igual de como ocurre en la película, este nuevo cyborg es más fuerte y tiene mayor poder de fuego, pero no la inteligencia ni la experiencia del primero para este tipo de enfrentamientos, por lo que Murphy le introduce su navaja de mano en parte de lo que fue el cerebro de Kong y aunque no ileso, pero sí muy lastimado, se podría decir que el protagonista ganó el primer round, que estaba enfocado a inculparlo de los asesinatos cometidos por el nuevo robot. Al regresar a la OCP y como tenía que esperarse su nueva creación no puede ser reformateada, luego el original ingresa con violencia y confronta de nuevo a la Psiquiatra, exigiéndole que borre las órdenes estúpidas de su cabeza respondiéndole ella con toques eléctricos en el enchufe a su cerebro y estando ella a punto de acabar con él, éste despierta y se conecta a las computadoras para borrar su último programa y entender todo el funcionamiento de su nuevo adversario robótico, que desencadena un incendio en el laboratorio, por lo que a punto de morir la mujer conecta su memoria a la de Robocop 2, para renacer dentro de él, por lo que ahora la mente insertada de Alex Murphy no luchará sólo contra la de Kong, sino a la de la doctora  Pop Margaret Love, es perseguido por ella luego de que asesina a algunos “Rehabs” y se nota arduamente que ahora algo tiene que ver una venganza humana en su contra. Mientras tanto, los policías que se han revelado bajo la iniciativa de Ann Lewis, se esconden en lo que fue su antigua estación para descubrir algunas bombas que acaban con algunos de ellos e inmediatamente después recibir un ataque, siendo rodeados por los grupos de choche, todo mientras escuchan parte de la narración radiofónica sobre las termófilas, referencia muy evidente a la novela gráfica de “300”, la lucha es tremenda, pero con la llegada de Robocop, los oficiales ganan, para esto, su bella compañera a causa de una explosión cada vez está más desgarrada de su uniforme, dejando ver unas sensuales pantaletas rosas debajo de su pantalón y hace un pacto con el oficial metálico para exterminar a los “Rehabs” que aparecen, incluyendo al líder de éstos que trata de huir en un ascensor para ser exterminado por un proyectil de “Robocop 2”.

El último capítulo y como era de esperarse, es la confrontación final entre ambos cyborgs, pese a estar muy lastimado, el personaje utiliza su inteligencia y experiencia logrando dispararle en el punto clave donde sale el proyectil, así como darle al tubo de gasolina al momento en que utiliza su lanzallamas haciéndolo estallar y derribándolo al piso; pues luchaban en un edificio en construcción, dando una pelea mucho mejor que la del filme salvo por la caída que aún parece algo disparatado por la cantidad de pisos en que ambos robots cayeron, aunque no se compara con lo ridículo que fue la caída de la película, para empezar y por su tiempo, aún fue animada por medio de muñecos a escala. El tiro de gracia para acabar con Robocop 2, lo da Lewis con un disparo de bazooka, por lo que su compañero saca su humanidad y la besa en los labios a manera de gratitud. Luego se despide, para ir a recargarse, a partir de ese momento comienza la trama que fue escrita por Miller para la tercera y última película.

A manera de conclusión, últimamente se ha popularizado la enfermedad que está matando a Miller; un cáncer en páncreas que lo ha demacrado físicamente. Se ha cuestionado hacerle un último homenaje cinematográfico, la reciente película de “Batman vs Superman”, tuvo algunos aspectos de este autor y el resultado fue muy mal aceptado tanto por la crítica como por los espectadores. Y la última película de Robocop estrenada en el 2014, tampoco fue de mucha calidad, siendo una decepción para los auténticos seguidores del personaje.

Ahora habría de cuestionarse que si en verdad se quiere hacer este último homenaje al Robocop de Miller tal y como lo que no se vio en la saga del policía mecánico, habrá que tomar en cuenta que la película por sí sola será muy subversiva al retar y criticar el modo de vida norteamericano y que no le simpatizará a las vacas sagradas de los jurados. Además de que el homenajeado ya no podría tener el papel de director, pues al hacerlo en “Spirit” demostró una ineficacia por sí solo que sólo puede ser moderada en una codirección como la que hizo con Robert Rodríguez, sin mencionar que su salud ya no se lo permite, por lo que habrá que buscar un cineasta que esté dispuesto a realizar un filme de este tipo y que lo pueda hacer bien, uno de los más indicados sería precisamente el mexicano Guillermo del Toro, que ya tuvo problemas con la crítica en “Gigantes del Pacífico” al exponer muchos aspectos que no les gusta a los ya mencionados críticos y que sin embargo, son una realidad. Por lo mismo, esa sería una de las posibles formas de darle el adiós a un autor que pese a sus errores en el celuloide, a tomar elementos de otros lugares para aparentar que son innovaciones suyas, más otros aspectos que no dejan de ser criticables, (como su postura religiosa) ya se ha ganado un lugar en la posteridad como un renovador del cómic estadounidense.

Y en definitiva fue su versión de un clásico de los ochentas que también fue una revolución en la Ciencia Ficción, lo que salvó al personaje y lo ha de poner de igual forma como un clásico de la novela gráfica, manteniendo todos los elementos que han hecho de él, un subversivo que no siempre alaba toda la forma de vivir del país más poderoso del mundo, sino por el contrario, es capaz de criticarlo y denunciar sus errores. Quizás en un futuro será más aceptado en otros mercados editoriales como el europeo, pero a manera de conclusión, ¡Frank Miller siempre será un autor de culto y vale la pena hacerle un homenaje antes de su muerte!

 

Gerardo Martínez “Efrén Bantú”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s