Al paisaje ribereño

Destilan verde ramaje

                   entre las fincas ladeadas,

                   por los bordes cercanos

                   a las riberas arboladas.

                   Baja suavemente en su curso

                   cuando llega el mes de junio,

                   pero llegado el mes de septiembre

                   arrolla por donde pasa firme,

                   es el río que tantos aledaños

                   tiene en cada comarca que pasa.

                   Las fincas abancaladas

                   llenas de árboles frutales

                   con sus hermosas flores

                   que darán jugosos sabores.

                   Manzanas, melocotones,

                   nectarinas y cerezas

                   hacen de  esta zona gran

                   pasión y grande belleza,

                   ¿Por qué? Por que es así

                   el paisaje de esta parte

                   del curso allanado del río.

                   Cuando paseas por las riberas

                   de ese enorme flujo de agua

                   bordeado de majestuosos

                   álamos y olmos, de sinuosas

                   formas que tiene en cada punto.

                   Desde Cantabria viene bajando

                   por largas sendas tortuosas

                   traspasa varias comunidades

                   y le rodean muchas ciudades,

                   pero su belleza se llega en el final.

                   No en el final de su vida

                   sino en el final de su curso

                   por que en ese instante

                   se ve su majestuosidad

                   invariable a lo largo de los años

                   pero deformado por las

                   construcciones humanas,

                   que jalonean su caminar

                   por las riberas catalanas.

Puentes y acueductos

                   nucleares y fábricas,

                   grandes extensiones

                   de olivos y arbolado

                   bordeando sus lados

                   que se entretejen plácidamente

                   cada vez que rápido

                   se acercan al desenlace

                   que se da en la desembocadura

                   en el mar Grande, antes llamado.

Es una belleza innata que tiene

                   Este río cuando ves que viene.

                   En los paisajes ribereños

                   el verde y marrón son llenos

                   de una forma esplendida

                   que deja muy perplejos

                   al Amazonas y al Nilo

                   gloriosos emblemas de vida

                   allí por donde pasan.

 

Estamos rodeados de árboles

                   de todas clases y alturas

                   bordeando las riberas naturales

                   que marcan su llegada mesura,

                   dejando en cada rincón que pasa

                   una esperanza de vida y plaza.

Estos parajes que deja en su camino

                   son la vereda natural de un gran río

                   que recibe mucha ayuda de sus afluentes

                   cada vez que llegan a esa gran fuente.

                   Las costas de las localidades

                   por las que el famoso río pasa

                   son enormes en habitantes

                   y tienen que soportar sus grandes

                   riadas y terribles avalanchas.

                   En el bello y maravilloso curso

                   las gentes viven sin apuros.

                   Por que ya se han habituado

                   a su temperamento descarado;

                   ya que cuando llega el otoño

                   y parte del invierno, las lluvias

                   rebosan su camino sinuoso

                   hasta llegar a los brazos del mar,

                   que le recibe de una manera altiva

                   captando sus aguas ya en la mar.

                   Filas de melocotoneros, nectarinos

                   que parecen soldados en formación

                   verdes y majestuosos nos miran

                   para darnos sus frutos esplendidos.

                   También los paraguayos enfilados

                   se alinean derechos como soldados.

                   Los olivos centenarios se yerguen

                   muy altivos toreando al viento

                   pareados por los modernos

                   cultivos que los plantan cercanos

                   para olvidar sus ancestros.

                   Así como a las viñas les colocan

                   afilados en una serie de celofán.

                   En tiempos pasados los frutales

                   eran lo más preciado del mercado

                   ya que daban fruta a raudales

                   que todos esperábamos aunados.

 

Esta es la historia de la ribera

                   antes eran olivos y almendros,

                   ahora nectarinas y cerezas,

                   y algún que otro remiendo.

                   Estos son modernos pero en esta

                   tierra ancestral los ponen aleados

                   por que el clima siempre les obliga

                   a crecer ante las adversidades

                   tan recurrentes que trae el frío

                   por que ellos soportan todo tiempo

                   las fuertes lluvias y heladas

                   pero de duración determinada.

Son arboles fuertes y esplendidos,

                   con su pequeñas hojas y frutos,

                   que esperan el otoño para dar

                   su maravilloso y variado jugo.

Igualmente las uvas tempranas

                   y las tardías llenan con su dulzor

                   la ribera enmostada y edulcorada,

                   suavizando el racimo superior.

 

Poesía a las ferias de Mora

                   El mes de  octubre ha llegado

                   por que es el mes más esperado

                   por los habitantes de este pueblo

                   que se alegran con mucho anhelo

                   Es un mes frío y cambiante

                   caliente y a veces diluviante

                   pero que llena la atmósfera

                   de una neblina espesante

rodeándonos en  Mora la Nueva

ha llegado la feria esperada

tras largos años festejada

trayendo cientos de lugareños

paseándose por las calles risueños

yendo y viniendo por las barracas

una pelota aquí, un muñeco allí

todos felices y contentos.

Es una fiesta agrícola y ganadera

repleta de muchas maquinarias

pero es lo que se estila en esta era

de que cada vez haya menos “parias”.

Cuando digo esta frase

no quiero hablar con mala fe

es una manera de expresar la alegría

y algazara de la gente  ese día.

Feria, feriantes y atracciones

todo es fiesta en estos rincones.

¡Qué alegría para los pequeños!

Un cochecito, sus paseos de ensueño

Ya son las siete de la tarde

y todo se oscurece en la feria

la gente se afana en pasarlo bien

porque es una feria al año

que atrae a toda la gente por cien

para espabilarse de las compras

que hacen en maquinas y rebaño.

Todo son fiestas y verbenas

Hasta que se acaba la fiesta.

Ellos tienen también su día especial

                   por que en la feria ganadera

                   los animalitos son una pieza

                   dentro de la gestión empresarial.

 

 

Lucio Lalinde Guerrero (Tarragona)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s