Versus – Valerian Volumen 1

“Espacios negros infinitos del universo
soles ardientes, que iluminan tierras desconocidas
¿Cuántos millones de civilizaciones?
¿Cuántos millones de seres vivos puede albergar?”

Con el inminente estreno de la cinta “Valerian: La ciudad de los mil planetas”, a fines del pasado mes de julio, Televisa tuvo el acierto de publicar “Valerian” en un bonito tomo de 160 páginas. Una edición a color, en papel couché y tamaño cómic, que incluye los arcos argumentales titulados “Las Pesadillas” (1967), “La ciudad de las aguas agitadas” (1970), “Tierras en llamas” (1970) y “El imperio de los mil planetas” (1971).

¿Y quién es esta especie de Flash Gordon de mandíbula cuadrada que habita este universo de caricatura? Valerian es el típico héroe de Space Opera, varonil, heroico y un poco caradura, quien es un agente del Ministerio del Espacio-Tiempo: En su primera aparición, veremos que es un nativo de la Tierra, del año 2720. Para el siglo XXVIII, la gran mayoría de los terrícolas vive sumergidos en sueños plácidos, programados por las computadoras centrales, que a su vez son supervisadas por la tecnocracia. La tecnología ha avanzado tanto que la sociedad vive en una utopía durmiente, sin guerras y sin la necesidad de trabajar. Uno de los tecnócratas (Xombul), harto de la inmovilidad humana, decide alterar las máquinas de sueños para causar pesadillas y no conforme con eso, retrocede en el tiempo hasta el año 1000, donde roba los pergaminos de un poderoso hechicero de ese tiempo, para convertir a los pobladores locales en monstruos horrendos, con los que planea desestabilizar a la Tierra del futuro.

Sí, sé que este argumento rápidamente brincó de la ciencia ficción a la fantasía al meter elementos mágicos. Así es “Valerian”, al menos al principio, donde de una página a otra Pierre Christin desarrolla una historia vertiginosa en la que saltamos de un sitio a otro de la historia o del espacio, en cada viñeta, ilustrada ágilmente por Jean-Claude Mézieres y coloreada por Évelyne Tranlé. Tenemos que recordar que la influencia de “Star Trek, “El planeta de los simios” y “2001” aún no se siente porque son contemporáneos y de la misma manera el movimiento “New Wave” de la ciencia ficción estaba apenas en sus primeros años, por lo que los autores habían recibido mayormente la influencia de la llamada “Edad de Oro” de la ciencia ficción, donde las aventuras espaciales de John Carter y Buck Rogers no eran vistas como antigüedades, sino como cánones, y la “Barbarella” de Jean-Claude Forest tenía apenas seis años de haber iniciado su publicación.

Pues bien, en ese pasado medieval de la Tierra, Valerian conoce a quien será su gran compañera de aventuras: Laureline. Una chica hermosa, inteligente, audaz y que con frecuencia tendrá tanto peso en la historia como el mismo Valerian. No, Laureline no es una doncella en apuros y su sagacidad rivaliza con la de nuestro héroe.

El arco argumental de “Las pesadillas” continúa en “La ciudad de las aguas agitadas”. Aquí descubrimos que a finales del siglo XX, en el remoto año de 1986, los casquetes polares se derritieron, inundando las ciudades del planeta. Valerian y Laureline persiguen a Xombul en las aguas tormentosas de lo que fuera Nueva York, y concluirá en una aventura con vaqueros en “Tierras en llamas” donde, al más clásico estilo de la Edad de Oro, nuestros héroes triunfaran demostrando que el crimen nunca paga.

Es interesante que en la última historia de este volumen (y de la cual Besson tomó el nombre para su cinta) ya es más evidente una actualización hacia lo que estaba ocurriendo en la CF de su tiempo: La historia es llevada al planeta Syrte, exótico mundo donde pareciera que Christin se libra de la atadura de la fórmula inicial y se entrega a describir profusamente y de forma poética, un mundo paradisíaco y extraterrestre, en el cual sus variados habitantes pueden usar joyas vivas, parásitos telépatas y surcar los ríos en veleros solares. En esta boyante capital, regida por una monarquía vetusta e indolente, han tomado fuerza los miembros de una especie de culto llamados Los Conocedores, quienes son sabios humanoides que portan máscaras de metal. Valerian y Laureline son enviados por la tecnocracia para averiguar si este planeta, tan lejano de la Tierra, representa una amenaza. La respuesta la obtendrán sólo hasta el final de una vertiginosa aventura, que incluye a Valerian encerrado en “Carbonita” durante diez paneles, y su subsecuente “descongelamiento” y el beso de “la mujer que lo ama”… recuerden, esto fue publicado doce años antes de “El Retorno del Jedi”.

El tomo incluye varios reportajes antes de entrar a los cómics: una entrevista con Luc Besson y los autores, el entorno francés de la época, el paso de Christin y Mézieres por el oeste americano, las influencias artísticas de Mézieres, el origen de Laureline y por supuesto, la notable influencia de este cómic en la estética de la gran Space Opera moderna: “Star Wars”.

Infaltable en tu colección si eres fan del cómic europeo. Interesante si eres fan de la ciencia ficción en general, pero eso sí: para quienes no estén acostumbrados a leer (hay enormes globos de texto) y a ver más de cinco paneles por página, este cómic podrá parecer denso y acelerado en su ritmo (incluso frecuentemente peca de diálogos que explican lo que hubiera sido mejor ver) y hasta un poco intimidante por el tiempo que parece demandar su lectura. Pero se lee suficientemente rápido, aunque el peso de la vieja escuela del Bande Dessiné, sí le cala tras casi medio siglo de haberse publicado por primera vez.

Finalmente, una buena noticia: Televisa planea lanzar en México los siete tomos de Valerian que se han recopilado hasta la fecha. El tomo 2 ya está a la venta, incluyendo las historias publicadas en 1972 y 1973: “El país sin estrella”, “Bienvenidos a Alflolol” y “Las aves del amo”… guerra de sexos, ecología contra industria y la naturaleza de las dictaduras, son los temas abordados en esta segunda entrega.

Sin embargo eso lo dejaremos para otra ocasión.

 

 

Abraham Martínez Azuara “Cuervoscuro”

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s