Editorial

Saludos, amables lectores.

Arrancamos el mes patrio, y desde esta trinchera, Uk nos pregunta ¿qué significa ser mexicano? Recuerden que él es extraterrestre y la única frontera que conoce es entre la atmósfera y el vacío espacial.

Es un poco difícil de explicarlo. Con una extensión actual de casi 2 millones de kilómetros cuadrados y habitado por aproximadamente 120 millones de personas (80% de ellas viviendo en zonas urbanas) ocupa el décimo cuarto lugar en extensión territorial en este planeta. Hablando de numeralia, es el país con más especies de reptiles (después de Autralia), el cuarto a nivel mundial en especies vegetales y quinto en especies de hongos. En su territorio se encuentra el Mar de Cortés, considerado “el acuario del mundo”, y donde habita el cetáceo más pequeño del planeta (la vaquita marina) de la cual sólo quedan 30 ejemplares vivos.

México es el segundo país del que migra más gente (después de la India) y se estima que más de trece millones de nacidos aquí, radican en otros países, y no es de extrañar: México está entre las sesenta naciones mas violentas del mundo y el 42% de su población es pobre según estándares internacionales. Respecto a la salud, la estadística dice que en dos años brincamos de ser el cuarto consumidor de refrescos a nivel mundial, a ser el primero. Las principales causas de muerte son diabetes, cáncer y enfermedades del corazón; lo cual tampoco es raro porque es el sexto país con más obesidad en el mundo.

Monterrey, nuestro centro de operaciones, es la ciudad más contaminada de América Latina en el rango de partículas entre 2.5 y 10 micras – es decir, ese polvo pardo que respiramos dos de cada tres días al año.

No creemos necesario hablar del narco y la corrupción.

Y sin embargo, los mexicanos que han aportado su imaginación y talento al mundo, no son pocos: La pastilla anticonceptiva (Luis Ernesto Miramontes), la descripción del mecanismo de destrucción de capa de ozono por CFC’s (Mario Molina, premio Nobel de Química 1995), la patente de la TV a color (Guillermo Gonzalez Camarena), el maíz de calidad proteica (Evangelina Villegas), el catalizador pentametálico y el jet pack (Juan Manuel Lozano), el mousepad (Armando M. Fernández), el concreto translúcido (Joel Sosas y Sergio Galván), la máquina de hacer tortillas (Everardo Rodríguez y Luis Romero), la válvula cerrada por flotador (José Antonio de Alzate), la tridilosa (Heberto Castillo), el instabook (Victor Celorio) y el sonido Lounge (Ezequiel!); por mencionar una lista del tianguis, son ejemplos de la creatividad que caracteriza a estos seres humanos, que todos los días tienen que ingeniárselas para sobrevivir en un entorno tan complicado.

Así pues, entre el horror del día a día en el tercer mundo, la esperanza optimista salida de sueños de ciencia ficción y nuestras fantasías escapistas; escribimos poesía en la esquina de cada iglesia colonial, en los pilotes de cada torre de cristal y acero, en las piedras de las pirámides (si eres mesoamericano) y en las piedras del monte (si eres aridoamericano) porque tenemos aún muchas historias que contar.

Uk parece más confundido que antes.

Pero no lo culpo: nos debatimos entre el rencor sembrado por la historia hacia nuestro origen mestizo y la sangre que no deja de llamarnos, así veamos a una virgen de medio oriente o a una diosa semidesnuda con falda de serpientes; entre el pasado conservador que anhela los títulos nobiliarios y el sistema de castas, y el pasado liberal que coqueteó tanto con las logias norteamericanas, como con el ideal de la raza de bronce y la igualdad entre humanos. Entre el pánico a tener éxito (y la responsabilidad que ello implica) y el pánico a seguir siendo caricaturizados como un sombrerudo flojo dormido bajo el nopal de lunes a viernes, que renace como fénix para irse de fiesta el fin de semana.

¿Y qué nos depara el futuro?

Si bien no tenemos la respuesta a esa pregunta en su totalidad, si podemos decirles que en este semanario tendremos un especial dedicado al país que nos vio nacer, justo en el cumpleaños del afamado/infame Porfirio Díaz, el viernes 15 de septiembre.

Si, debería ser el día 27 para celebrar el 196 aniversario de la consumación de nuestra independencia, pero nos gusta dar el grito en la plaza y ver los fuegos artificiales, como al resto de los compatriotas.

 

Abraham Martínez Azuara “Cuervoscuro”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s