“Mares Tenebrosos” Una antología de cuentos de terror en el mar

El mar, fuente primordial de la vida, siempre ha despertado la imaginación del ser humano. Siempre ha ejercido una cierta atracción sobre nosotros, acaso porque intuimos que en él están nuestros orígenes y de algún modo buscamos regresar a la matriz de la que emergimos. El caso es que pocos son aquellos capaces de sustraerse a su influencia y atracción. A algunos nos despierta sentimientos de paz y tranquilidad, ante el suave arrullo del vaivén de las olas. Otros nos estremecemos ante la terrible majestad de su inmensidad y muy pocos nos podemos sustraer al horror que despierta un mar embravecido, cuando nos da una muestra de lo ínfimos que somos ante su furia desatada.

Desde los albores de la historia el ser humano le ha tratado con respeto, creando diferentes deidades para rendirle honor. Deidades terribles a veces, funestas para los habitantes de la tierra que se atreven a profanar su inmensidad. Mitos como el de las sirenas, seres terribles capaces de llevar a su perdición a quien se deja atrapar por su canto; leyendas acerca de milenarios monstruos que descansan en simas abismales que de vez en cuando emergen para sembrar el horror a su paso, etcétera. Desde luego que no todos los mitos hablan acerca de cosas horrendas, de funestas consecuencias para el ser humano que se atreve a confrontarla, sino que los mares también han inspirado historias benignas, de cambio, como su esencia misma. Sin embargo, creo que es válido decir que son más las historias de horror que ha inspirado que otra cosa. Y por horror no me refiero al típico horror “fantástico” al que a veces estamos acostumbrados. Escritores como Jack London supieron hacer de los mares una fuente de horrores más “reales”, casi tan solo con relatar algunas historias típicas de aquellos que moran y viven del mar, y poetas como Samuel Taylor Coleridge supieron usar el mar como el escenario de poesías épicas capaces de exaltar el espíritu de la humanidad.

Como sea, en el caso de la legendaria Editorial Valdemar, el mar no podía ser fuente de otra cosa que del más espeluznante de los terrores. Es bien sabido que ellos no se andan por las ramas en cuanto al tema, y en “Mares tenebrosos: una antología de cuentos de terror en el mar”, se han marcado una de las mejores antologías que han hecho en su historia.

Con una selección efectuada por José María Nebreda, el libro nos ofrece 19 relatos donde el mar tiene un lugar preponderante. Es cierto que a veces la acción no ocurre directamente en él, pero los personajes de los relatos son afectados de algún modo por el llamado de las profundidades. La selección incluye autores legendarios como H.P. Lovecraft, del cual nos presentan su colaboración con el jovencísimo Robert H. Barlow, “La noche del océano” o Robert E. Howard, con un par de relatos donde la “espada y hechicería” es sustituida por una buena dosis de horrores marinos con todo el estilo aguerrido que lo hizo famoso. Además, se incluye uno de los relatos con tema marítimo más sobresalientes de la historia: el conmovedor “La voz en la noche”, de William Hope Hodgson, verdadero especialista en el tema. Además, hay relatos de otros autores menos conocidos, como James Hanley con “Niebla”, Jack Cady con “Una deuda de marino” o Richard Middleton, con su célebre “El buque fantasma”, amén de muchos otros, algunos no muy conocidos pero con suficientes méritos como para no desmerecer ante los demás.

La edición viene acompañada con una estupenda introducción por parte del antologador, así como un pequeño glosario de términos náuticos, bastante útil para los neófitos en el tema. Es muy recomendable leer este glosario primero.

La calidad de las historias seleccionadas y la variedad de temas tratados hace de esta antología una muy disfrutable, de las más satisfactorias que ha editado Valdemar y dado que no todo el mar es acerca de piratas ebrios llamados “Jack Sparrow”, sin duda ofrece una muy buena alternativa para aquellos que se atrevan a adentrarse en las insondables profundidades de la definición más exacta de “desconocido”.

 ¡No se la pierdan!

 (“Mares tenebrosos: Una antología de cuentos de terror en el mar”. José María Nebreda, antologador. El club Diógenes, Valdemar. España, 2011.)

 

Sobre el autor: Octavio Villalpando – Nacido en Monterrey, N.L. en 1979. Estudioso del horror en todas sus manifestaciones. Incansable lector y cinéfilo irredento. Diletante de las manifestaciones más oscuras de las artes. Administrador de la página de la página de promoción de cultura lectora “Lea, no sea pendejo”. Ha dictado conferencias y charlas acerca de temas Lovecraftianos y coordinado ciclos de cine de horror relacionados con la obra del genio de Providence.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s