El Kraken

Hubo una época en que las revistas llamadas de “antología” (esas que aunaban varias historietas, unas podían ser continuadas, otras autoconclusivas) reinaban en gran parte del mundo occidental, especialmente en España, por causas que se pueden suponer sin llegar nunca a la certeza total, casi todas desaparecieron comenzando los años ´90, sólo sobreviven las de Aurea Editoriale de Italia y la mítica Heavy Metal.

 En una de ellas llamada “Metrópol” apareció una de las mejores historietas que he leído en mi vida: “El Kraken” de Antonio Segura y Jordi Bernet. La revista Metrópol se caracterizaba por estar habitada por varias historietas, todas ambientadas en una gran ciudad que daba nombre a la revista.

Imagen 1

 A Segura ya lo conocía de esas épocas por sus trabajos en “Hombre” con dibujos de José Ortiz y “Bogey” con Leopoldo Sánchez, esta última fue la que inspiró al dibujante de Watchmen a dibujar con la grilla de 9 cuadros por página (3 horizontales por 3 verticales).  Como le había perdido un poco el rastro busqué su nombre en Google para enterarme que lamentablemente falleció en el 2012, en Valencia. Entre él y Enrique Sánchez Abulí, guionista de “Torpedo 1936” hicieron las mejores historias de esas décadas.

Decir del Catalán Jordi Bernet que es uno de los dibujantes más importantes del mundo es casi una obviedad, he leído de él cosas de cowboys, gangsters, ciencia ficción, vampiros, fantasía heroica, humor, erotismo y siempre ha encontrado la manera de hacer encajar su inconfundible estilo, siempre que leo algo de él, especialmente las secuencias de acción, tengo la extraña sensación que no existe mejor manera de dibujar que esa, aunque este sentimiento de seguro responde a estrictas envidias profesionales.

imagen 9

Bernet, uno que sabe dibujar algo…

La serie está formada por capítulos que tienen entre 8 y 12 páginas. Como creador de historietas puedo asegurar que si bien hacer una novela gráfica que exceda las 100 páginas es un trabajo más arduo, mucho más difícil es presentar los personajes, plantear un conflicto, dar algún giro en la historia, resolverlo y meter algunos chistes, todo en espacio reducido, cosa que Segura y Bernet  hacen con total maestría.

El Kraken, como ya conté, es una historia que se desarrolla en Metropol, la típica ciudad podrida donde reina la corrupción y la desesperanza, que cuenta con un cuerpo de policía especial para patrullar las cloacas, unos corredores infinitos y desconocidos, fusión de Borges y Lovecraft, los “Krakeneros”, siendo estos el eslabón más bajo de todas las fuerzas de seguridad.

 Los Krakeneros no sólo deben enfrentarse a criminales sádicos, superiores sin escrúpulos y políticos corruptos sino que están también amenazados por algo peor, un monstruo gigantesco y gelatinoso, un Chuthulu de las cloacas y quien les da el nombre: El Kraken.

imagen 2

El Kraken en acción.

El Kraken es la metáfora y corporización física de la gran urbe podrida y su decadencia moral, y si bien da título a la serie, la mayoría de las historias no giran en torno a él, sino más bien que su aparición suele ser esporádica, caprichosa y definitiva, nadie se salva cuando irrumpe.

El protagonista principal es el Teniente Dante, que a primera vista pareciera ser el típico héroe que siempre sale con la moral ilesa de cualquier trance al que se lo someta, no es así. El Kraken es una historieta bestial y furiosa, no hay lugar para moralina, los principios de Dante y su rol de policía son siempre puestos a prueba, y no siempre, o mejor dicho casi nunca, Dante sale con la frente airosa de esa prueba.

imagen 3

El teniente Dante, en uno de los pinceles más expresivos que he visto.

Ejemplo: Dante y un subordinado reciben el dato que hay un criminal con un rehén tratando de escapar, interceptan a una pareja que está forcejeando, matan al hombre y rescatan a la mujer, cuando están regresando reciben otra información: el criminal es la mujer, el hombre a quien mataron el rehén, pero ya es tarde, la mujer se hace con un arma y hiere al subordinado pero se queda sin balas para matar a Dante, la mujer lo desafía a que le dispare. Dante duda, su moral está en conflicto, de repente se escucha un disparo, quien lo hizo fue su moribundo compañero que le reprocha esa moral. “Andreo nunca supo que había muerto con una mentira en los labios… cuando le hiciesen la autopsia a la muchacha le iban a encontrar dos balas en el cuerpo”, piensa Dante en el último cuadro.

imagen 4

El Kraken es una historieta donde no caben los finales felices, Dante recibe por un desagüe la cabeza de la única chica con quien tiene un romance y tal vez la única pausa de tranquilidad de toda la serie. La acción no da respiro y ni siquiera los momentos humorísticos que tiene se salvan de la brutalidad que marca toda la obra. La maestría de Bernet en la parte narrativa no tiene parangón, se huele la podredumbre y la pólvora, los balazos duelen, el vértigo de la acción acelera el corazón.  Los personajes que secundan son de pesadilla: un sádico enano negro e impotente tratante de blancas que castiga a una de sus chicas violándola con un monstruoso dildo. Madre e hijo se matan el uno al otro, la primera dice “eres un hijo de puta”, el hijo contesta “sí, madre”.

imagen 5

El Kraken es una historieta lejana a convenciones de corrección política.

imagen 6

Ejemplo: una mujer amenaza a un krakenero con un arma, Dante le apunta y le dice “dispara contra mi hombre, y yo lo haré también, directo a tu estómago, todo el cargador… después te haremos compañía hasta que revientes… con las tripas esparcidas por el barro… aullando de dolor…se tarda mucho en morir…pasaremos un rato divertido. ¿te apetece?”, la mujer baja el arma.

imagen 7.jpg

El humor es como debía ser: negro.

Habiendo llegado hasta aquí me es obligatoro dar una mala noticia, El Kraken es algo muy difícil (imposible tal vez) de conseguir en Mexico, los 3 tomos de unas 60 páginas cada uno editados por Toutain que tengo, los compré en un puesto de revistas de mi ciudad natal, La Plata, en Argentina, me gusta suponer que en Europa debe haber varias ediciones de esta joya.

 Han querido el destino y los vientos comiqueros que el personaje más conocido de Bernet sea Torpedo 1936, con los formidables guiones de Sánchez Abulí, si algún día me ponen en el difícil y traicionero trance de elegir entre este y el Teniente Dante… me quedo con los dos, pero el que hace alusión a Dante Alighieri en el infierno (por si alguien no lo notó), va primero.

imagen 8

No hay lugar para moralina aquí.

Sobre el Autor: Edu Molina – (Argentina 1969 viviendo en Mexico desde 2002). Dibuja historietas para Argentina, Italia y España con distintos guionistas, adaptó diferentes clásicos de la literatura como Crimen y castigo y El Quijote entre otros. Autor del cómic “El Sombra” que cuenta con 2 novelas gráficas y saliendo la tercera a fines de 2017. Parte del staff de “El Chamuco” desde 2016. Facebook : edumolinex

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s