Alienígena

Dice la leyenda: el primer alienígena en pisar el planeta tierra se convirtió en polvo de estrellas.

Yo no sé si es real tal suceso, tampoco sé si existe vida en otros planetas; una de las ventajas de ser alienígena es la capacidad de realizar viajes astrales y mejor aun es la telepatía.
Somos seres de inteligencia superior, manejamos naves por telequinesis, podemos volar.
En cambio ser un simple humano es de lo más aburrido. Recuerdo que antes de llegar a la tierra, en mi trayecto me encontré a un ser de luz, era alto, con alas, túnica blanca, llevaba consigo una flecha, él me advirtió que no fuera, sin embargo mi voluntad fue más fuerte.

— Ten cuidado, los hombres son complejos, entre ellos mismos se pisotean. A diferencia de ti, ellos poseen algo que no tienes: espíritu.
— ¿Y cómo le hago para conseguir uno?

¡No me contestó y se fue!

Seguí mi camino y bajé a la tierra, la metamorfosis me hizo pasar desapercibido como uno más, un varón de treinta y cuatro años, cabello oscuro, aperlado, delgado y alto. Hacía mucho calor, la piel que me cubría me hacia igual a ellos, admito que no me gustaba; caminé entre ellos, incluso platiqué con algunos humanos. Acepto qué llegue a sentir envidia hacia ellos, ellos mueren y su espíritu nunca lo hace. Me sentí hueco al carecer de tal cosa que en realidad anhelaba tener. La energía no se crea ni se destruye sólo se transforma, supongo que después de la muerte viene el espíritu.

Una noche me sentía enojado, no podía soportar esa carencia, me sentía esclavizado a una materia. Me recorrieron unas ganas inmensas de volar, de ser libre, aprovechando la madrugada me despojé de la forma humana, era yo en mi majestuosidad, brillando entre la noche, por unos momentos recordé haber olvidado mi morbilidad en este planeta, cualquier mínimo contacto terrestre en mi forma alienígena, me convertiría en polvo.

Empecé a convulsionar, mi cuerpo se desintegraba lentamente, mientras miraba las estrellas, me esparcía entre la tierra, sentí un  fuerte dolor, a pesar de eso me sentí libre, por primera vez fui parte  de otro universo, por fin… tuve espíritu.

Diana Jaramillo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s