Versus – “Contacto” (Breika, breika).

El primer contacto siempre será inolvidable.
Recuerda la pérdida de tu virginidad por ejemplo.

CiQiu CiQiu

Robert Zemeckis nos pone en pantalla (1994) una novela escrita por Carl Sagan nueve años antes. Aquí reseñamos la película, (si quieres la reseña de la novela asómate al Versus escrito por Laura Elena Sosa Cáceres aquí).  En ella se nos cuenta el viaje de Ellie Arroway desde niña de curiosidad insaciable operadora de un radio de banda civil (CQ, CQ), hasta convertirse en una científica desacreditada pasando por sus días de gloria, de atropellos y de viajes alucinantes por agujeros de gusano. La Forrest Gump de la ciencia, has de cuenta.
La película inicia con una escena de lo más sutil para contarte el origen de la historia: El viaje espacial que hacen las ondas electromagnéticas producidas por la tecnología de la comunicación humana: La marabunta de ondas de radio, televisión y microondas de los ochentas del siglo pasado, las menos comunes señales de radio de los sesentas, las únicas señales de la primera transmisión por televisión de los décimo primeros juegos olímpicos, sí, los de Hitler. “Declaro inaugurados los…”.

SETI, SETI casi everywhere

La protagonista es una doctora raidoastrónoma que consigue fondos del gobierno estadounidense para la búsqueda de inteligencia extraterrestre, idea llevada a cabo en la vida real gracias a la iniciativa de Carl Sagan: el famoso programa SETI. Esto hace que se tope con la necesidad de un STI, Search Terrestral Inteligence, porque en realidad es algo que no abunda, ni en el contexto de la película ni en el mundo en que vivimos. El pragmatismo del uso de los recursos siempre ha considerado un gasto superfluo el financiamiento de las ciencias puras, qué le vamos hacer, si no hay ganancia no es negocio. No importa que haya muchos Janskys involucrados. “¿Y qué? Es mi vida.”

 

Dios, dios everywhere.

En una jugada maestra de la historia nuestro personaje, agnóstico por no decir francamente ateo, se confronta a un mundo lleno de… de… bueeeh, de religiosidad. Primero representado por el padre Joss, seguido del político Drumlin, del comité seleccionador, de los representantes de todos los cultos religiosos y hasta de fanáticos religiosos terroristas en el nombre de dios. Aleluya, hermano, aleluya. Sí, es la confrontación abierta y la crítica no disimulada del ateísmo de Sagan al mundo religioso en general. Algo que ya había hecho en su libro “El mundo y sus demonios”. Y la ciencia ficción para esto de la crítica social es genial. “La ciencia mató a dios”

 

Dinero, dinero everywhere.

Uno de los personajes más logrados por enigmático, poderoso, forrado en billetes, genio, rico, excéntrico y millonario, es el de S. R. Hadden, ¿quedó claro lo de mucho dinero? El tipo es el que salva las aspiraciones de Ellie para que E.T. conteste la llamada aunque sea por cobrar. Digo, financiar una investigación por cuatro años sin sentir que aquello sea un desperdicio monetario a pesar de la falta de resultados es tener visión. Y mucho dinero. Este tema pone en perspectiva lo que las grandes corporaciones, o las grandes acumulaciones de dinero pueden lograr: cualquier cosa. Hola, Google. Bendito capitalismo. “Ahora sólo necesitamos… dinero”.

 

El primer contacto.

Este es un tema harto recurrente en la ciencia ficción, desde lo que te puede recetar a manos llenas el genio de Spilberg, pasando por infinidad de novelas, cuentos, series de tv y películas del género que nos ha dado obras memorables y otras no tanto. Lo sabemos, los primeros contactos de la experiencia humana han sido desastrosos y sumamente abusivos. Eso permea en la mayoría de las historias. En Contacto tratan de ser optimistas: por ser más inteligentes que nosotros tienen una tecnología más desarrollada y necesariamente vendrán en son de paz. Has de cuenta los españoles llegando a Veracruz. Ok, ok, mal ejemplo. Y más si lo primero que ves de un mensaje de video enviado por extraterrestres es la suástica nazi. Lo que detona reacciones de lo más hilarantes por no decir estúpidas. “Holly shit”.

 

Pistas, pistas everywhere.

Desde niña Ellie sabe descifrar pistas: el padre menciona jugo de naranja y ella sabe que se trata del estado de Florida; Los audífonos le dan un patrón y ella sabe que se trata de E.T. Una de las escenas más emocionantes es precisamente esa: el descubrimiento de una señal venida del espacio exterior. Las implicaciones, si las piensas, son inmensas. Sería ponernos en nuestro minúsculo lugar en el universo, sería el quitarnos la soberbia de creernos hijos de dioses, sería mirar en definitiva a nuestra especie con otros ojos, con otra mirada.
Ir dictando indicaciones complicadísimas a sus asistentes mientras maneja a toda velocidad entre radiotelescópios es una belleza de cine. Otra: el científico, seguramente con doctorado, preparando una calabaza para una de las tradiciones paganas más antiguas de la civilización occidental, la noche de brujas, a un pelito de ser contactado por una civilización extraterrestre es todo un agasajo.

Bien, finalmente el mensaje llega y por ende hay que empezar a descifrarlo, justo aquí es donde la crítica del film se vuelve ácida: es el encuentro de dos, o de tres, mundos. Y no hablo de mundos situados en diferentes confines del universo, hablo de nuestra propia casa: El científico busca ayuda en sus iguales; el gobierno lo quiere todo para sí. Los funcionarios del estado más poderoso del planeta no saben qué son los números primos, los científicos tienen que explicárselo. Los religiosos creen que es el fin del mundo o el mentado apocalipsis; los científicos se cagan de risa. Los militares quieren prepararse para una guerra, que novedad, los científicos piden calma y que le bajen dos rayitas a su paranoia. En definitiva es un voto de confianza para el método científico y el pensamiento crítico que tanta falta le hace a este destartalado mundo. “Papá, ¿podríamos hablar con mamá?”.

 

Machismo, machismo everywhere.

Feministas a mí. No, mejor no. Aquí les voy a dar argumentos a su causa: el personaje de Drumlin es un prepotente, abusivo y machista en el mejor sentido de la palabra, si eso es posible. Quien inicialmente despojó de recursos a Ellie se apropia de su descubrimiento, escala puestos, fama, poder y la usa a ella como asistente. La funcionara cercana al presidente Bill Clinton, Mónica Lewinsky, bueno, no tan cercana, la otra, también juega al machismo apoyando al macho alfa y dejando de lado a Ellie. Ella hace lo propio, no la vemos reclamar, ni quejarse, ni siquiera pelear por lo suyo. Demonios, eso sí da coraje. Maldita falocracia heteropatriarcal machista de mierda. ¿Lo hice bien? Otro punto para la crítica social hecha desde la ciencia ficción.

Con el paso del tiempo y el esfuerzo de los científicos la información que es entregada vía Hitler TV devela la ingeniería para construir un aparato que, después de las más alucinantesestúpidasparanoicas suposiciones, deciden que sirve como vehículo para viajar a nadie sabe dónde, así que la decisión es tuya: o armas el rompecabezas o haces como que la virgen te habla. Muchos sugieren hacer lo segundo.
Por cierto, feministas, quien descifra el código para leer la información extraterrestre tiene pene. Y el seleccionado para hacer el viaje, también. Y el que escribió la novela. Y el que dirigió la película. Y el que escribió la reseña. Y… *lo linchan por machista* Ok, el personaje principal es LA doctora Arroway, y más: el presidente en la novela es una mujer. ¿Ya, perdonando? “Lo que hacemos lo hacemos por el bien de la humanidad”.

 

Idiotas, muy idiotas everywhere.

Lo que sigue es una muy sutil, ni tanto, crítica a la falta de pensamiento crítico: desde los fanáticos religiosos que creen que es el fin del mundo, pasando por los que usan cascos de papel aluminio, los que creen en el regreso de Elvis o que la tierra es plana o hueca o cuadrada o cargada por elefantes, de los que te venden seguros contra abducciones, los que creen que nos van a atacar o que vienen a servir al hombre (pregúntale a Damon Knight), o los que aseguran es el apocalipsis, o que no tienen los mismos valores que nosotros ni van a la iglesia los domingos, que es el Armagedón y asi ad nauseam. Lo sé, es una crítica muy dura al pensamiento religioso pero principalmente al fanatismo de cualquier clase. Ese hace mucho daño no importa si te llamas feminista, vegano, machista, animalista o pekemonero. Cualquier fanatismo encendido apaga tu cerebro. Y viceversa.
Curiosamente, ajá, es el pensamiento religioso el que tiene un gran peso en el resultado del reality show montado para seleccionar al representante de la humanidad.
Vaya, es el mentado fanatismo religioso el que le da un giro a la trama que nos deja sin nave, sin macho alfa bigote plateado y con una inconmensurable sensación de decir: bueno, definitivamente la volvimos a cagar, la humanidad es una reverenda estupidez. Y te pones a idear diez mil excusas que decir cuando nos hablen de nuevo preguntándonos: Y la nave, ¿ya mero la terminan? Los estamos esperando. ”La ciencia no es nuestro dios”.

 

Karma, Karma everywhere.

Ok, yo también estaría harto agüitado si al proyecto tecnológico más fregón en la historia de la humanidad, en el cual con toda seguridad participó el Conalep aunque no lo mencionan, se lo hubiera cargado el payaso.
Pero, benditas vueltas de tuerca, mi personaje favorito menciona una verdad de a kilo sobre todo en el gabinete de Peña Nieto. Con ello tenemos nave, tenemos a Ellie de astronauta, al gobierno de Estados Unidos involucrado nuevamente y al poderosísimo don dinero haciendo de las suyas. Piénsalo, hay entidades económicas con presupuestos mayores a los de muchos países de este planeta. Eso, aunque suena a ciencia ficción, debería darte miedo. “¿Por qué hacer uno si puedes conseguir dos por el doble de precio”. No incluye casas blancas.

Contacto, contacto everywhere.

Finalmente se cumple lo que te promete el título. El optimismo de la doctora se materializa, algunas de sus interrogantes son contestadas, otras no. Se le explica cómo funcionan las cosas, e igual como en la vida, no siempre es como a nosotros nos gustaría. Hay reglas, hay procedimientos, hay, me imagino, burocracia interestelar. Por ello Ellie regresa sin pruebas físicas de su viaje y su contacto. Ojo, dije físicas. Este devenir de los acontecimientos la pone en la situación que ella tanto critica a la religiosidad: ha pasado por una experiencia que no puede ni siquiera compartir más allá de su testimonio: una prueba anecdótica que le llamamos los escépticos. Es su palabra contra la carencia de evidencias. Y ante las duras preguntas del representante del gobierno, no le queda más remedio que hacer uso de la humildad científica, sí, lo leíste bien: la ciencia es humilde y sabe reconocer cuando no puede explicar algo. Y como buena científica admite la posibilidad de que lo que presenció la humanidad completa, una caída libre de la cápsula con una pérdida de comunicación de una fracción de segundo sin ningún viaje aparente, sea lo que en realidad sucedió. Claro que la prueba lógica puede ser la duración de la grabación de estática en ese viaje que no sucedió. “Eso es interesante ¿Verdad?”

 

Finalmente te puedo decir que esta es una película digna de verse. Vale por su amor a la ciencia, al pensamiento crítico, a la búsqueda de la verdad. Por las críticas a lo atrasado y primitivo de algunos de los comportamientos más humanos. En fin, es como toda obra de buena ciencia ficción: un material que puede ponerte a reflexionar. También en cuestiones científicas.

Mini Glosario.

CQ: En el ámbito de la radio frecuencia es una invitación para que cualquier operador que escuche el llamado responda.
Breika, Breika: Es el equivalente al CQ del inglés. Si alguna vez usaste una radio de banda civil (CB) seguramente pronunciaste esa frase esperando pasar tu tiempo charlando con alguien. El protochat de la prehistoria tecnológica.

Quedamos 23.

Samuel Carvajal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s