Las Crónicas de Fátima

Una lucha por sobrevivir en la Ciudad de México: ¿Fantasía o Metáfora de la realidad?

La cultura del zombie en lo relativo al ser putrefacto, con necesidad de carne y “Rigor Mortis”, comenzó en 1968 con la cinta, “La Noche de los Muertos Vivientes”, de George A. Romero. Sin omitir su existencia en la vida real, a partir de un ya famoso veneno relacionado con la religión vudú en Haití, que aunque no tan famoso como el primero en ser mencionado, sí ha tenido representaciones en cine, como lo es “La Serpiente y el Arco Iris” de 1988. Y también en cómic, recordando al personaje de la historieta europea, “Archi Cash” del belga “Malik”, cuya apariencia era muy similar a la del actor Charles Bronson, que como dato curioso tiene una piel arduamente morena. No por nada su primera aventura se llamó “El Amo del Espanto”, desarrollada en un país que nunca se menciona; pero que evidentemente se trata de Haití. Cierto que con un arquetípico dictador de raza negra como el resto de la población, pero teniendo por esbirro al General Achen, eterno enemigo de este personaje, rubio y de una test arduamente blanca, siempre tratando de someter a países del tercer mundo. Además del filme “White Zombie” de 1931, dirigido por Bela Lugoshi, cuya parafernalia quizás no sea la de los actuales esperpentos infectados, pero es de mención pues establecía la historia de un científico loco o brujo que convierte autómatas en zombies.

Volviendo al muerto viviente de Romero, en su película nunca se da una explicación rotunda del porqué de los muertos vivientes, se menciona que fue por la radiación de un meteorito y esto lo dice un reportero de la televisión, pero pudo ser una crítica a la manipulación de los medios que no es propia de un país como México (pero sí uno de los casos más radicales) e incluso ha sido analizada por teóricos como Noam Chomsky. De ahí el cuestionamiento es el siguiente. ¿Quién es el verdadero monstruo? ¿El zombie, el infectado o el humano? Por lo tanto, el muerto viviente es un producto casi cinematográfico, enfocado a las masas y a lo audiovisual, en cómic su representación más evidente y comercial es “Walking Dead”, versión homónima de la serie de televisión, que en aspectos de profesionalismo deja mucho a desear en la cuestión ética, esto en lo relativo a engañar al lector utilizando una misma viñeta y pegándola hojas después, lo que muchos han mencionado es lo negativo que la tecnología le ha dejado a la narración a cuadros.

En nuestro país, la cultura del zombie ha tenido una repercusión trascendental y muestra de ello son las diversas marchas que se realizan en los meses de Octubre y Noviembre, donde no se protesta por nada, sino que simplemente se camina de un punto a otro de su respectiva ciudad portando maquillaje y heridas ficticias. Dentro del mundo de las viñetas, llama la atención la publicación web de “Las Crónicas de Fátima” de Jorge Break, se han visualizado muchos apocalipsis zombies, pero ninguno en la Ciudad de México, la urbe más grande del mundo. Todo comienza en una típica preparatoria que nos muestra a nuestros adolescentes tal como son actualmente, con una infinidad de distracciones como lo es el celular y el cómo uno de ellos no pierde la oportunidad de fotografiar las nalgas de una profesora de buen ver. De ahí el rompimiento y la aparición inesperada de un muerto viviente, tal como ocurrió en el filme de Romero. He ahí el siguiente cuestionamiento ¿Cómo un grupo de adolescentes mexicanos van a organizarse para sobrevivir ante un apocalipsis zombie? Llamada de atención a la juventud actual a tomar consciencia de muchas actitudes negativas que son arduamente recurrentes. El que había contado la historia, un adolescente de nombre Carlos, despierta en un edificio lamentando no haber podido salvar a sus amigos, vive con otro grupo de adolescentes: Juli, Gordo, Pinocho y Raúl. Al principio logran salir de un lugar a otro dejando atrás a los infectados, mostrando actitudes muy recurrentes de los jóvenes actuales, como el hecho de que Julia muestra sus tetas a los muertos vivientes en señal de victoria y todos comentan que extrañan el internet. En su afán de supervivencia deben de cruzar el bosque de Chapultepec y ahí son salvados por Fátima y su grupo. Es cuando nos damos cuenta de quién es el verdadero protagonista de la historia que en definitiva no lo es el adolescente que había comenzado a contarla, de manera similar a como ocurre en la novela de los “Detectives Salvajes” y nos damos cuenta que en definitiva García Madero no es el protagónico de dicha narración y no se compara con Arturo Belano. La aparición de los nuevos personajes no deja de ser impresionante y la apariencia aunque con elementos mexicanos como el del inquisidor o de algún marchante de la Procesión del Silencio en San Luis Potosí, un norteño con elementos de buchón, un luchador con mochila, una mujer con apariencia de “Power Ranger” y una mujer con apariencia similar a la de una pirata y que al parecer es la líder: Fátima.

El siguiente tomo comienza con la explicación de todo lo sucedido narrado por otro personaje de apariencia similar a la del “Centauro del Norte”, que explica que todo el holocausto fue a partir de una nueva influenza también conocida como “La Muerte Roja” que acabó con el 10% de la población y posteriormente salió una vacuna llamada Agní que se administró en lo que se suponía eran dosis correctas, para salvar a la humanidad, similar a como ocurre en la novela de Ciencia Ficción “Omega Man”. De ahí hay un retroceso o “analepsis” en la narración, para relatar el cómo Fátima tiene lo que podría llamarse “Súper Poderes” y puede acabar con los zombies de manera magistral, divididos en dos tipos dentro de este universo: “Frescos”, recién mordidos, mucho más rápidos y fuertes que los “Podridos” que ya como su nombre lo dice, están en estado de putrefacción y caminan de la ya recurrente forma lenta y decadente, pero no por ello dejan de ser mordedores. Hay un salto y la narración vuelve a la explicación de Héctor en donde él explica que el primer caso fue en la ciudad de Buenos Aires, donde toda esa gran urbe cayó ante los efectos de la mutación de la “Muerte Roja” con el Agní, es decir, eso fue lo que ocasionó el surgimiento de la epidemia zombie, elemento que también se ha manejado en películas como “Exterminio”. Para dar el salto y corroborar la enorme capacidad de estos nuevos personajes, pese a que pierden a Óscar “El Gordo”. Sin embargo, la capacidad de esta nueva líder es suficiente para salvarles la vida a todos de otra gran cantidad de muertos vivientes que atacó, ahí queda evidentemente el porqué es una “Renacida”, después de haber sido vacunada presentó de nuevo la enfermedad y sobrevivió, por lo tanto, mutó en toda su rendimiento físico  más que cualquiera de los frescos. Ahí termina la narración del como inició todo y el salto temporal aterriza en el Castillo de Chapultepec donde los nuevos han quedado enterados de lo ocurrido y piensan unirse al grupo de esta mujer. Al instante se ve como un helicóptero cae cerca de la Embajada Norteamericana para iniciar una nueva aventura.

La siguiente aventura comienza con la búsqueda de los supervivientes de la embajada donde Fátima se lleva sólo al Tigre y a los nuevos, al llegar al territorio norteamericano llama la atención otra parodia de la película “Pulp Fiction”, donde un negro y un blanco de pelo largo amenazan con sus pistolas, varias han sido las sátiras a este filme, del cual uno de los más famosos es la del británico “Bansky” (para muchos el mejor artista urbano del mundo), que les cambió las pistolas por unos plátanos. De ahí es evidente la traición de los norteamericanos y el sacrificio del negro, al haber creado un nuevo zombie aún más poderoso denominado “Espinas”, ante todos estos acontecimientos también mueren Beto “El Pinocho” y Raúl. Esto último ha enloquecido a Julia que ya no quiere seguir del lado de la renacida, sólo logran salvar a una buena norteamericana, la Dra. Wendy. Y todo termina en que al refugiarse en otro edificio se dan cuenta de que fuerzas armadas están combatiendo a los muertos vivientes, Juli, trata de huir y les pide apoyo a dos de esos soldados, pero al parecer lo que ellos van a hacer con ella es muy evidente: una violación.

Muchas cosas pueden salir a flote de lo que se lleva publicado a la fecha, el zombie es un monstruo sociable y la vida en la Ciudad de México está llena de una supervivencia de otros seres sociables, por lo que puede ser una metáfora de lo que ocurre a diario en la capital mexicana, donde todos se están devorando unos a otros para tratar de sobrevivir. Además de que brinca mucho un aspecto en relación con la juventud actual: Ética. Todo en relación a trabajar en equipo para verdaderamente obtener un bien común y tener auténtica lealtad unos con otros. Así como obedecer a sus mayores que verdaderamente tienen más experiencia y en este y otros casos, más posibilidades de supervivencia, el afrontar las consecuencias de lo inevitable y de la traición, como en el momento en que el simpático “Pinocho”, muere no devorado por un infectado, sino por una bala de un gringo traidor. Para finalmente terminar en la desesperación de Julia, no por nada muy justificable ante la muerte de todos sus amigos y su irá contra Fátima que decae en el deseo de abandonarla, justa rebeldía contra la autoridad que cuestiona lo ocurrido y no tiene idea de los problemas externos para poder sacar adelante a todo un grupo. No por nada, ella pide ayuda a los nuevos personajes, para al instante enterarse en automático de su intensión hacía con ella: violarla.

No sólo por el simple hecho de ser en un medio como la web, sino por diversos aspectos en las portadas con elementos que en ocasiones son muy mexicanos, (Como el Peña Nieto Zombie) este cómic aunque está dirigido a un público adulto, no está de más que sea revisado por nuestros jóvenes que se identifican tanto con esta moda de los infectados, ya que de manera contraria, también perseveran muchos iconos inadecuados como lo es la narco cultura. Y pueden hacerse la pregunta ¿Qué es vivir bien? ¿Qué es darse la buena vida? ¿Qué tienen que ver los demás en mi desempeño? ¿Qué es hacer lo que uno quiere? ¿Qué es la Ética?

Sobre el autor: Gerardo Martínez Acevedo, “Efrén Bantú” (Matehuala, SLP, 1980) – Ha sido actor de teatro, locutor de radio y actualmente es feliz como profesor de bachillerato y dando talleres de historieta para niños, fue fundador de la revista P.U.T.A, primera publicación de cómic underground de Jalisco. Ha colaborado en las revistas Matices de Alemania, Characato Cómics de Perú y actualmente escribe el guión del cómic “Guadalajara 2040”. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s