La Dama Inmóvil

En un jardín clarobscuro,

de ignorada parte sea,

me encontré una doncella

hierática al pie del muro

 

Era mármol de Carrara

con el cuerpo de alabastro,

ignorando si en pastro

hacía tiempo que posara.

 

De lo que si estoy seguro

y no temo equivocarme,

es no volver a colarme

por un lugar tan obscuro.

 

Y es que la tentación

pudo más que la cordura

Al tocar tu vestidura

me dió un buen descolón.

 

Si sales con pie torcido

y todo se confabula

es que tienes pie de mula

y tendrás tu merecido.

 

Adán Azuara Espinoza (Platón Sánchez, Ver 1912 – Tampico, Tamps 2011) Inició como empleado de correos a los 21 años y posteriormente fue telegrafista a partir de 1937 empezando en la oficina de San Andrés Tuxta (Veracruz), Huejutla y Chapulhuacán (Hidalgo). En 1949 llega a la oficina de telégrafos de Tampico. Sus influencias fueron  Salvador Díaz Mirón y Federico García Lorca. Recopiló sus poemas inéditos en 1960, de esta obra solo existen dos copias.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s