Sin contrición

Alzaste tus ojos a mi mirada
dos súplicas sin voz
tras varios años pasados
en un alma muy castigada

Arrogante, ignoré tu gesto
y mientras te veía
ahogué un deseo funesto
de castigar tu cobardía

Se deslizó entre mis labios
un recuerdo salado
de cuando lavé con llanto
besos que no te había dado.

Los recuerdos herían mi vientre
¡tú eras aire, yo roca!
Fortuna besaba tu frente
y te sobraban lisonjas…

Hubo noches de fuego frío
inventé sendas para olvidarte,
de mi cuerpo borré tu recuerdo
aprendiendo un viejo arte…

¡Manjar divino fue olvidarte!
Probar mis intentos,
saciar de ti el hambre
mi alma alimentando

Ahora la tentación duerme…
el hastío llena mis horas
la ocasión una mano lame
que por desgano la ignora.

Sobre la Autora: Cecilia Adriana Espinoza Verdugo – (Ciudad Obregón, Sonora. 1974) Miembro del Taller Literario “Después del café” Publicó en la Antología “Voces de Madera” Entusiasta promotora de la lectura

http://adriazul-expresiones.blogspot.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s