Último vuelo

La altura era suficiente. Un pequeño paso, tal vez una leve inclinación, iniciaría el fallido vuelo, precipitándome hacia la solidez que concluiría, de un golpe, el desprecio que me agobiaba.

No fue mi primera consideración. En el largo tiempo que pasé sentado en aquel borde pude considerar todas las posibles explicaciones, algunas sustentadas por esperanzadores finales felices. Pero lo dilatado de la espera hizo de mi decisión final, la única con sentido. Además, no sabía cuando de nuevo tendría al objeto de mi desdicha allá abajo, reposado y distraído junto a la dureza que inauguraría mi partida.

Tomé la revelación de mis plásticas pupilas como señal y mientras caía de la tablilla, mi agrio y algodonado corazón abrigaba satisfacción en la oportunidad de abrirle los ojos a aquel pequeño regordete que, entre mocos e insensatos balbuceos, lamentaría para siempre el no haber jugado conmigo.


Sobre el autor: Ricardo A. Vega – Nace en el año 1960 en Santurce, Puerto Rico. Colabora como columnista en el Boston Teachers Union Newspaper, Nation of Change, El Post Antillano, ViceVersa, Revista Cruce y Revista Monolito, entre otros. En el 2013 publica su primer libro “Democracia Intelectual” editorial Casa de Los Poetas y, en el 2015, su segundo “Travesía del Exilio” con la editorial Indeleble en Guatemala.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s