“Nyctelios” 2015 Mención Honorífica – “Neoplasia”

Cuando encuentras algo raro con tu cuerpo vas a consultar y alguien menciona la palabra “tumor” para referirse a tu malestar, deseas con todo tu ser que nadie mencione la palabra “maligno”.

Alexis lo sabía, mientras dos hombres en batas blancas le simplificaron sus síntomas y se los explicaban una y otra vez, pero sin decirle ningún dato que él considerara útil. Hasta que escuchó algo que le incumbía.

Necesitamos hacer unos análisis para conocer más de la naturaleza de esta aflicción, Sr. Herrera dijo el doctor de lentes. Si no tiene inconveniente podemos pasar de inmediato a tomar las muestras y así tener los resultados lo más pronto posible concluyó.

Alexis volteó a ver al doctor Tamez, el cual no había dicho una sola palabra desde que el coctor de lentes menciono el tratamiento. Se encontraba tomando notas pero cuando Alexis lo miró, este le devolvió la mirada con una sonrisa.

El doctor Medina tiene razón, podemos empezar ahora mismo dijo Tamez mientras bautizaba para Alexis a ese pintoresco doctor de lentes.

Alexis estuvo de acuerdo y lo llevaron a un pequeño consultorio donde una enfermera amablemente le pidió que se sentara mientras le tomaba una muestra del tejido anormal de su antebrazo, el cual estaba tomando un tono verde azulado. Recordó que apenas un par de semanas atrás se dio cuenta de unos pequeños lunares en su antebrazo que gradualmente fueron tomando una forma bastante desagradable. No había pensado en ir a consultar hasta que esa misma mañana de viernes, juraría ver uno de esos lunares moverse.

La enfermera le indicó que ya tenía la muestra necesaria y que lo estarían contactando en un par de días, le dijo que aguardara un poco y que su agente de seguros estaría con él en un momento.

La enfermera salió e inmediatamente un hombre de aspecto agradable irrumpió en el consultorio, le dijo que lo mejor sería que se quedara en observación para evitar que algo fuera a empeorar su condición en su hogar. Alexis había oído hablar de esto. Los agentes de seguros ofrecían a los asegurados quedarse en observación para agrandar la cuenta de los servicios médicos y evitar que el cliente tuviera que pagar algo adicional por la atención recibida. Alexis estuvo de acuerdo, por supuesto, y dejó que el agente fuera a hacer los preparativos mientras él se quedó en el consultorio jugando con su teléfono móvil.

Alexis pasó la noche en el hospital viendo películas en televisión por cable y bebiendo agua. No podía recordar la última vez que se relajó tanto. Por algo le llamaban al hospital el hotel más caro que existe.
Alrededor de las tres de la mañana, mientras veía de reojo una película sobre la guerra civil estadounidense, vio abrirse la puerta de su habitación. Esto no le sorprendió, las enfermeras iban y venían.

Era el doctor Tamez acompañado de dos hombres grandes de aspecto desagradable. Alexis trató de reincorporarse pero de inmediato los hombres que acompañaban al doctor lo sometieron.
Usted no necesita tratamiento dijo Tamez.
Alexis no dijo nada, sólo le miró con incredulidad.
Usted no está enfermo, solamente est{a, digamos… “Volviendo a casa”.
Detrás del doctor Tamez un hombre alto y bien vestido con un aspecto inconfundiblemente de hombre de negocios, entró a la habitación. Se acercó a Alexis y le dijo: No me recuerdas… ¿verdad? Cómo podrías, sólo eras un niño…
El hombre tocó el antebrazo derecho de Alexis, justamente donde su piel se volvía azul verdoso, y los lunares se movieron ligeramente hasta que uno explotó y se volvió una pequeña escama.

Nos vamos a casa, hijo, de donde tu madre te arrebató cuando eras sólo un infante. Nos vamos a que aprendas tu verdadero nombre.
“Iaguth” pensó asustado Alexis por alguna razón desconocida, antes de recibir una inyección que lo dejó inconsciente para hacer más sencillo su traslado hacia su verdadero hogar.

Sobrel el autor: Javier Monzón Rivera – Nacido en Monterrey, Nuevo León, México. Criado en Guadalupe, Nuevo León y actualmente residente de Apodaca, Nuevo León. Nacido en el año de 1979, apasionado de la música rock y metal. Ex-miembro de las bandas 6drp5 y Plomo. Actualmente, vocalista de Caelaluz (caelaluz.com) donde grabó el EP DOLOR (disponible en descarga gratuita en el mismo sitio). No ha publicado ningún escrito (sus trabajos se rehusan fervientemente a salir del disco duro de su virulenta Computadora)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s